Coronavirus y ayuda estatal

Bajo el título “La pobreza y la desigualdad de niñas, niños y adolescentes en la Argentina. Efectos del Covid-19”, Unicef presentó días atrás un documento en el que afirma que esta es la 15° recesión que atraviesa nuestro país desde 1950 y que, para fines de este año, la pobreza en niñas, niños y adolescentes podría llegar al 58,6% (al asumir el presidente Alberto Fernández era del 53%) mientras que el 16,3% de ellos se toparía con dificultades para alimentarse diariamente.
El documento afirma que “el Gobierno nacional ha implementado un importante paquete de medidas orientadas a contener los efectos económicos del confinamiento en distintos sectores económicos de la sociedad. En este marco, los esfuerzos presupuestarios dirigidos a la protección de los ingresos y a la mitigación de los efectos de la pandemia sobre los sectores más vulnerables aumentaron significativamente, pasando de $514 a $650 mil millones de pesos y alcanzando un 2% del PIB estimado para 2020. Esto se explica fundamentalmente por los aumentos en los créditos presupuestarios destinados a las políticas alimentarias, los bonos otorgados a perceptores de Asignación Universal por Hijo y por Embarazo y la implementación del Ingreso Familiar de Emergencia. Si se incluyen otros programas de apoyo laboral y/o productivo, se estima que las respuestas diseñadas frente a la pandemia estarían llegando a 3 puntos del PBI”.
Para enfrentar el futuro, que aparece como más difícil aún, Unicef recomienda tres acciones centrales: mejorar la suficiencia y el poder adquisitivo de la AUH como principal mecanismo de protección de ingresos a la niñez, ampliar la base de los programas de protección social y reforzar las ayudas para los hogares ubicados en los barrios populares de todo el país.
Más allá de posturas sectoriales y filosóficas respecto a cómo debe distribuirse la ayuda que el Estado brinda a sus poblaciones en situaciones como la actual, Unicef –que no parece estar demasiado preocupada por la “grieta” política argentina ni por la polémica populismo sí o no- recomienda algo de manera contundente: hay que asistir más a quienes menos tienen.

Compartir

¿Cree que Alberto Fernández deshonró el convenio firmado en San Rafael por Néstor Kirchner en 2006 para construir Portezuelo del Viento?

Artículo anteriorDan a conocer un video sobre derechos de mujeres cuyos hijos fallecen durante el embarazo
Artículo siguienteFrase