Covid-19: otro mes con desafíos renovados

Después de un mes de julio en el que los contagios se multiplicaron exponencialmente, las autoridades políticas y sanitarias de Mendoza esperan que agosto muestre aún muchos casos positivos de Covid-19. En esa evolución, estiman desde el Ejecutivo provincial, las franjas etarias jóvenes han sido fundamentales y de allí la decisión de cerrar los bares mendocinos por los próximos 15 días. En consonancia, y replicando lo que se ordenó a nivel nacional, la restricción de las reuniones sociales y familiares también estará presente en nuestra sociedad, al menos hasta el 18 de este mes.
Si bien es comprensible que con más de cuatro meses de restricciones a la circulación muchas personas sientan el agobio de las medidas de aislamiento, ello no debe ser una excusa para no entender que las reuniones sociales y la aglomeración en espacios públicos aumentan el riesgo de contagios, más aún si se trata de espacios cerrados.
El virus sigue circulando y, más allá de que en el Sur provincial no haya casos positivos desde hace más de 100 días, debemos seguir considerando que el lavado frecuente de las manos, el uso correcto del tapabocas y el respeto del distanciamiento mínimo de dos metros son las mejores (cuando no las únicas) herramientas para luchar contra la enfermedad.
El director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Ghebreyesus, dijo días atrás que la pandemia muestra escenarios complejos en distintas partes del mundo y que es muy probable que los efectos de la crisis sanitaria se sigan sintiendo en las próximas décadas. “Muchos países que creyeron que ya habían pasado lo peor se están ahora enfrentando a nuevos brotes; algunos que resultaron menos afectados en las primeras semanas están ahora viendo el aumento de casos y muertos, mientras que otros que tenían grandes brotes han logrado controlarlos”. Son tiempos que exigen mucha cautela. Entender lo que realmente está en juego es fundamental para no cometer imprudencias que pueden costarnos muy caro.

Compartir

¿Le parece bien que la Vicepresidente Cristina Kirchner presione para que remuevan a los jueces que la investigan por casos de corrupción?

Artículo anteriorNota de opinión: El dinero de Portezuelo del Viento
Artículo siguienteFrase