Covid-19 y la manito de goma: la hizo una enfermera para consolar a una mujer que fue intubada

Una enfermera implementó una peculiar técnica para apoyar y consolar a pacientes con coronavirus en un hospital de Río de Janeiro, teniendo en cuenta que el contacto no es posible: se trata del Covid-19 y la manito de goma.

Una anciana que iba a ser intubada por coronavirus le pidió a la enfermera Lidiane Melo que le tomara la mano. La paciente del hospital de Río de Janeiro se sentía desprotegida y angustiada. Sin embargo, ella no podía sostenerla por riesgo de contagio.

Ante la imposibilidad de poder tocarla, Lidiane utilizó lo que tenía a su alcance y llenó dos guantes quirúrgicos con agua tibia. Acto seguido, los amarró uno sobre otro y colocó la mano de la mujer en medio de ellos. Así se juntaron el Covid-19 y la manito de goma

 

Covid-19 y la manito de goma

“Hice la manito, ella se calmó y me dijo que parecía que yo estaba sosteniendo su mano y le dije que no era la mía, que era mejor que pensara que era la mano de Dios que la iba a ayudarla a salir de ahí”, contó la enfermera a la prensa local, luego de relacionar al Covid-19 y la manito de goma

Siete niños murieron en Santa Catarina, Brasil, en marzo

Brasil transita su peor momento desde el inicio de la pandemia de coronavirus. En los últimos días, las autoridades sanitarias se encargaron de trasladar a pacientes graves de Covid-19 a otras regiones por no contar con lugar para atenderlos. Además, la cepa del Amazonas complica el escenario y genera estragos irreparables, ya que en el último mes se cobró la vida de siete niños.

Sólo en marzo, siete pequeños de hasta 9 años murieron por complicaciones del coronavirus en Santa Catarina, el mayor número de muertes jamás registrado en este grupo de edad en un solo mes a lo largo de la pandemia.

En 2021, 14 niños de hasta 9 años perdieron la vida a causa de Covid-19 en el estado. Desde el comienzo de la pandemia, hubo 23 víctimas menores.

La mayoría de las muertes ocurridas en marzo fueron de niños menores de 2 años. Cuatro de ellos eran bebés con menos de un año, dos estaban en el primer año de vida y uno tenía seis años, según los datos que proceden de la Secretaría de Estado de Sanidad (SES).

La región que más víctimas en la edad infantil registró es el Sur. Tres muertes ocurrieron en Criciúma y una en Lauro Müller. Otros dos fallecidos fueron confirmados en el Oeste; uno en Capinzal, otro en Chapecó y uno en el Norte, en Joinville.

El primer registro se produjo a principios de mes, cuando falleció un bebé, de menos de un año el 3 de marzo, en Criciúma. El niño habría ingresado en la UCI y, según el SES, tenía síndrome de Down y una enfermedad cardiovascular.

La segunda víctima del mes fue en Chapecó. Se trata de un niño de un año que perdió la vida el 8 de marzo.

Dos días después, de nuevo en Criciúma, otro niño con menos de un año no resistió la enfermedad.

El 21 de marzo, se produjo en Capinzal el fallecimiento de un niño también menor de 1 año, que tenía síndrome de Down y problemas cardíacos.

El 23 de marzo, fallece a causa del coronavirus una niña que aún no había cumplido un año y que tenía problemas de corazón. Al día siguiente, una niña de 6 años, que estaba siendo tratada de cáncer, en Criciúma, fue golpeada por el Covid-19 y no resistió a los tratamientos.

La muerte más reciente ocurrió el sábado pasado, de un niño de 1 año en Lauro Müller.

En toda la pandemia, casi 1 de cada 3 muertes de niños de hasta 9 años se produjo en marzo.

La suma de niños y adolescentes, de entre 0 y 19 años, que fallecieron a causa de Covid-19 alcanza los 40 desde que comenzó la pandemia, con 20 fallecidos este año y 10 que perdieron la vida sólo en marzo.

El estado brasileño alcanzó el mayor número de muertes en un mes de niños por complicaciones del coronavirus.

 

Fuente: TN