Covid: el plan B del Gobierno para inmunizar a las embarazadas mendocinas

Desde que el Gobierno de Mendoza habilitó a las mujeres embarazadas para vacunarse contra el coronavirus, muchas fueron las dudas que surgieron. Frente a la resistencia de muchas gestantes para colocarse la vacuna AstraZeneca, por los efectos secundarios que ésta generaba, la Provincia optó por aplicar un plan B que consiste en inmunizar a este grupo con dosis de Sputnik V.

«En la actualidad, todas las mujeres embarazadas que accedan al plan de vacunación provincial son inmunizadas con la vacuna rusa Sputnik. La falta de conocimiento sobre los efectos adversos que la AstraZeneca genera en este grupo de la población nos llevó a tomar la decisión», explicó a El Sol Mónica Rinaldi, directora de Maternidad e Infancia de Mendoza.

La funcionaria recalcó que «las recomendaciones otorgadas por el Ministerio de Salud de la Nación para vacunar a este grupo de personas no fueron claras, por ello, Mendoza optó por inmuunizarlas con Sputnik V y sólo esperamos que empiecen a llegar más dosis para cumplir con la demanda».

 

 

Entre los consejos establecidos, las autoridades de Salud de la Nación advirtieron: «Al momento de la vacunación las personas gestantes deberán presentar prescripción de la vacunación. Si en el centro de vacunación hubiera más de un tipo de vacuna disponible, se podrá ofrecer como primera opción una vacuna diferente a AstraZeneca/COVISHIELD. Sin embargo, si no estuvieran disponibles otras alternativas, no se deberá retrasar la vacunación ya que, a la fecha, no existe contraindicación para recibir ninguna de las vacunas que se encuentran autorizadas en el país».

 

 

¿Es recomendable la AstraZeneca en embarazadas?

 

Según detalló María Victoria Codina, médica especialista en Infectología de adultos, «no existen, hasta ahora, estudios científicos que evalúen el comportamiento de todas las vacunas en las embarazadas o madres lactantes, es decir, la información que se dispone es lo observado en la práctica y durante esta campaña de emergencia que se ha dispuesto a nivel global. Se trata de vacunas nuevas que, debido a la emergencia generada por el COVID 19, tuvieron que implementarse de manera urgente».

 

 

La especialista aseguró, además, que «si uno analiza el mecanismo de acción de la AstraZeneca observa que esta vacuna utiliza un vector viral, esto significa que pone la información del coronavirus en el el cascarón de otro virus, que es inofensivo y que se llama Adenovirus. Este compuesto ingresa al organismo y ofrece las proteinas del coronavirus para que el organismo de la persona que recibe el anticuerpo las reconozca y quede protegida contra las formas graves de la enfermedad».

De modo que, según Codina, «colocar la AstraZeneca no implicaría un riesgo para la embarazada porque no hay una modificación del ADN de la persona que recibe la dosis, por lo tanto, no podría tener efectos ni sobre la madre ni sobre el feto».

 

Instan a que las embarazadas se vacunen

La población embarazada no está exenta de las posibles complicaciones que genera el coronavirus, por lo tanto, «la última recomendación (y que puede llegar a cambiar) es que este grupo de mujeres tiene que vacunarse ya que es urgente reducir la circulación del virus», dijo la infectóloga.

«Por experiencia se recomienda que en embarazadas se apliquen vacunas Pfizer o Moderna, pero ante la emergencia sanitaria se aconseja que se inmunicen con la que está a disposición y, si entre ellas sólo está AstraZeneca, no está mal ni se desaconseja», consignó Codina.

 

 

Frente a la resistencia a vacunarse de muchas embarazadas, algo que se replica a nivel global, este lunes la Federación Latinoamericana de Sociedades de Obstetricia y Ginecología (FLASOG) emitió un comunicado en el que «recomienda la prioridad de la vacunación a las mujeres embarazadas, en forma voluntaria e informada».

 

 

De este modo, con la idea de contribuir a prevenir la morbimortalidad materna en América Latina y el Caribe, se aconseja:

  • Dar prioridad a las mujeres gestantes o lactantes en el acceso a la vacunación.
  • Incentivar a las mujeres embarazadas a vacunarse, en forma voluntaria en contra del
    COVID 19.
  • Dar una asesoría adecuada a la gestante para la toma de decisión informada, que
    incluya el nivel de actividad del virus en su comunidad, riesgo y gravedad potencial de
    la enfermedad materna por COVID 19, la eficacia de la vacuna, la seguridad en el
    embarazo, efectos secundarios esperados por la vacunación.
  • No limitar la vacunación a un trimestre de gestación específico.
  • Dar un tiempo de separación de por lo menos 14 días con la vacuna triple (Tdap) e
    Influenza.
  • Monitorear la vacunación contra COVID 19 en la mujer embarazada por el profesional
    de salud respectivo.
  • No retrasar el embarazo o interrumpirlo debido a la vacunación.
  • No suspender la lactancia por la vacunación contra COVID 19.
  • No hacer prueba de embarazo como requisito para la vacunación contra COVID 19.
  • Realizar estudios de seguimiento a las mujeres embarazadas vacunadas y sus hijos, de
    parte de las Sociedades de Ginecología y Obstetricia.
  • En caso de que las mujeres embarazadas declinen la colocación de vacuna contra COVID
    19, se les dará información sobre los riesgos que esto implica y se insistirá en las otras
    medidas de prevención.

 

Fuente: El Sol