Crearon programa de identidad biológica: 100 mil mendocinos tienen dudas de su identidad

La Cámara de Diputados otorgó sanción definitiva al proyecto impulsado por María José Sanz (UCR) que establece la creación del “Programa Provincial de Búsqueda Familiar, de Identidad Biológica, de Origen y Socioafectivo”, destinado a brindar asistencia y contención a todas las víctimas de sustitución o pérdida de identidad, cualesquiera sean las circunstancias, fecha de su nacimiento y/o familiares peticionantes.
La iniciativa obtuvo media sanción en diciembre de 2018 en Diputados, luego el Senado realizó modificaciones y acompañó el proyecto. Ahora recibió el apoyo de todos los bloques de la Cámara Baja y pasó al Poder Ejecutivo para su promulgación.
Este programa funcionará bajo la órbita del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes, con anclaje en la Dirección de Derechos Humanos, el Consejo Provincial de Niñez, Adolescencia y Familia, el Consejo Asesor Mixto de Adopción y Familia y, complementariamente, en articulación con el Banco Provincial de Datos Genéticos de la Provincia.-
En diálogo con FM Vos (94.5), Sanz contó que “estamos muy contentos, es algo que veníamos peleando hace tres años largos, Mendoza y Santa Fe son pioneras en este tema, se trata de asistir a las personas que tienen dudas sobre su identidad biológica, que por algún motivo sospechan que no son quien dice su DNI, que fueron apropiados al nacer; mucho tiempo se dio una práctica de dar niños cuando alguna familia, por equis motivo, no podía criarlos”.
La legisladora oriunda de San Rafael afirmó que “la cantidad de gente que tiene dudas de su origen es alarmante, en Mendoza, con cifras no oficiales, el número es cercano a 100 mil mendocinos, en el país es de 3 millones, o sea, que 1 persona de cada 14 tiene duda sobre su identidad de origen”.
En la pieza legal se establece que “son beneficiarios directos de esta Ley las personas que presumieran que su identidad ha sido suprimida o alterada por hechos concomitantes o posteriores a su nacimiento, y las personas dada en adopción, cualquiera sea la fecha en que esta se hubiere producido. A tales efectos, quedan comprendidos los hijos, padre, madre, nietos y supuestos hermanos de la persona cuya identidad hubiera sido alterada o suprimida”.
Se agrega que “son beneficiarios indirectos de esta Ley todas las personas privadas de la relación parental por la comisión de un delito y/o la falta o vicio del consentimiento, quedando comprendidos los abuelos”.
Quienes presuman que su identidad ha sido suprimida o alterada, previa solicitud al Programa, podrán gestionar el acceso libre y gratuito, a través de profesionales, a toda documentación y registros de partos, nacimientos, neonatología y defunciones obrantes en hospitales y clínicas, estatales o privadas; nacionales, provinciales o municipales, en los Registros del Estado Civil y Capacidad de las Personas y/o cualquier otro organismo que pueda proporcionar información útil.
Con respecto a las instituciones de salud, estatales y privadas, se establece en la sanción final que “deberán preservar los registros de los nacimientos, partos y defunciones que se hubieran producido en la institución, poniéndolos siempre a disposición del nacido o de sus presuntos hijos, hermanos, nietos, padres y/o abuelos, que así lo requirieran”. Y agrega que “dichos registros deberán ser conservados, al menos por el término legal que corresponda, en el nosocomio, y luego deberán ser remitidos, para su archivo definitivo, a la sede del Programa Provincial de Búsqueda Familiar, de Identidad Biológica, de Origen y Socioafectivo”.
En este sentido, y por lo expresado, es que la iniciativa crea también el “Registro Único de Búsqueda Familiar, de Identidad Biológica, de Origen y Socioafectivo”, que tendrá carácter absolutamente confidencial, arbitrando todos los medios necesarios para el resguardo de la información. “El mismo funcionará bajo la órbita del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes de la Provincia que establecerá, mediante reglamentación, una modalidad común e inviolable de ordenamiento de los archivos y una forma común de sistematización y de custodia”.