Creció la población con sobrepeso en Argentina producto de la pandemia

Durante la pandemia, muchas personas no pudieron llevar adelante su rutina diaria, incluyendo la parte familiar, laboral, social, etcétera. Eso causó un notorio aumento de peso en gran cantidad de la población. Al respecto opinó a través de FM Vos (94.5) y de Diario San Rafael, el licenciado Alberto Arribas, miembro de la Comisión de la Sociedad Argentina de Nutrición.
El profesional dijo que “durante la pandemia, en el momento de aislamiento y posterior al aislamiento, se vio un incremento significativo a lo que son los índices de sobrepeso y obesidad en niños, niñas y adultos”. Considera que si bien hubo falta de actividad física, es “reduccionista” adjudicar ese sobrepeso solamente a la disminución en los ejercicios. “Sucedieron varias cosas que siguen sucediendo, no hay que adjudicárselo solamente a la actividad física, sino a cómo está nuestro mundo emocional durante la pandemia y post-pandemia, porque creo que estamos cada vez más cerca de salir de todo esto. Hay mucha incertidumbre, muchas cosas que cambiaron nuestras rutinas diarias que hacen que nosotros comamos diferente”, señaló. Se dio aquello de comer más calorías (por estar disponible la comida en casa), y de quemar menos calorías (por no poder salir). “Hay que saber que nuestro cerebro busca darle placer a nuestro mundo emocional, entonces cuando uno estaba con miedo, angustiado, buscaba recompensa y placer en la comida; eso fue durante mucho tiempo y consumimos mayor cantidad de alimentos. Las mayores fuentes de placer son los alimentos con sodio, con grasa, azúcares y hoy tenemos esos indicadores, con una población con sobrepeso”, explicó.
Si bien hubo personas que querían entretenerse y mantener una vida activa –por ejemplo– mediante el uso de bicicletas fijas o viendo videos de ejercicios en YouTube, en muchos casos no fue suficiente. “Creo que todo eso fue productivo y que llegó para quedarse, nosotros lo veníamos trabajando hace mucho tiempo con las pausas activas dentro de las empresas o dentro de los lugares donde no hay espacio para el movimiento, pero con eso solamente no alcanza porque no basta con el gasto calórico, sino que afecta el cuidado del mundo emocional, con trabajar el tema de qué alimentos elegimos en esta variedad que también está atravesada a la crisis económica”, destacó.
Arribas considera que hay un Estado “que debe empezar a tomar conciencia de lo que es la obesidad, una enfermedad tratable asociada a muchas otras enfermedades, que baja la calidad de vida de la población, que tiene un costo altísimo para la salud pública y por eso, trabajar la prevención es más importante”.