¿Cuál es el mejor momento para cortar el cordón umbilical?

Hasta hace no muchos años, pocos especialistas se cuestionaban cuál era el mejor momento para pinzar el cordón umbilical. Unos segundos después del nacimiento se cortaba esta comunicación entre la madre y el bebé, y no se prestaba más atención a la práctica.

Sin embargo, poco a poco ha ido ganando peso la hipótesis de que retrasar un poco este momento podría conllevar importantes beneficios. Hoy, las principales guías de neonatología recogen la recomendación de realizar un pinzamiento tardío del cordón, aunque, por distintas razones, no todos los centros lo incluyen en su protocolo.

“Lo ideal sería que en todas partes se siguiera la estrategia que recomienda realizar el pinzamiento cuando el cordón deje de latir o a partir del segundo minuto tras el nacimiento», apunta Pepa Santamaría, vicepresidenta de la Federación de Asociaciones de Matronas de España.

Según explica, entre otros beneficios, esta práctica permite incrementar tanto los niveles de hemoglobina como los depósitos de hierro en el recién nacido, lo que implica una reducción del riesgo de anemia.

“Ha habido cierta controversia, porque se pensaba que el pinzamiento tardío podría aumentar el riesgo de hemorragia materna, pero se han hecho muchos estudios que descartaron ese punto», señala Isabel Izquierdo, neonatóloga del Hospital La Fe de Valencia y miembro de la Sociedad Española de Pediatría, quien cita especialmente un metaanálisis del JAMA y una revisión de Cochrane.

“Los beneficios están bien demostrados», añade Santamaría, quien sugiere que la práctica de pinzar el cordón tempranamente sólo respondía a un modelo erróneo de atención al parto que se mantuvo durante años. “Lo primero que se hacía era separar al bebé de la madre, llevárselo para pesarlo medirlo y realizar otras comprobaciones. Y eso exigía cortar el cordón», indica.

Compartir

¿Quién avala la toma de tierras?

Artículo anteriorMonte Comán y un presente que ilusiona
Artículo siguiente¡Qué mundo!