Cuáles son las actividades más perjudicadas por el aislamiento obligatorio

El impacto negativo del aislamiento obligatorio sobre distintas ramas en 2020 será profundo, según se desprende ya de los primeros datos del primer mes completo de cuarentena, el de abril.
Los primeros indicadores económicos correspondientes a abril, mes en el que las restricciones a la circulación tuvieron plena vigencia, confirman la gravedad de la situación actual. Las ventas minoristas cayeron 57,6% interanual, mientras que la venta de insumos para la construcción retrocedió 74,3%. Otros indicadores, tales como patentamientos (-88%) y producción de vehículos (no se fabricaron unidades), despachos de cemento (-55%), recaudación de IVA interno (-34% en términos reales), producción de acero (-74,5%) y demanda energética de grandes industrias (-46%) son igualmente elocuentes.
Las actividades vinculadas al turismo, entretenimiento y esparcimiento emergen como las más afectadas y probablemente no puedan volver a operar normalmente en lo que resta del año.
La regularización de estas actividades demandará más tiempo que el resto, porque involucran aglomeración de personas, sumado a que es probable que haya personas que por el temor al contagio no regresen inmediatamente a consumir estos servicios.
La actividad manufacturera promediará su tercer año consecutivo de caída (retrocedió 14% en 2018-19). Si bien el sector se contrajo en marzo 16,9% interanual, algunas ramas fabriles apenas cayeron por ser consideradas esenciales y se espera una recuperación más rápida de las localizadas fuera del AMBA.
El mayor deterioro esperado lo vemos en la producción de durables y bienes de capital: automotriz, autopartes, metalurgia y siderurgia, textil y calzado, electrodomésticos y electrónica, maquinaria y equipo y muebles, así como la producción de insumos de la construcción (cemento, asfaltos, pinturas).
Pese a que en muchas provincias se han ido habilitando actividades, queda flotando el interrogante sobre el consumo, que ya venía golpeado y con esta pandemia y su cuarentena (que en Argentina es de las más largas del mundo) ha visto profundizada su caída a niveles alarmantes. Simplemente hay muy poca plata en los bolsillos y la que hay solo se destina a gastos básicos o urgentes.
Si a todo eso se le suma una inflación que se espera se acelere hacia los últimos meses del año, la perspectiva es preocupante.

Compartir

¿Cree que Alberto Fernández deshonró el convenio firmado en San Rafael por Néstor Kirchner en 2006 para construir Portezuelo del Viento?

Artículo anteriorPiden por la ley de emergencia para el turismo
Artículo siguienteEn Mendoza por ahora no hará falta tramitar un nuevo certificado para circular