Cuarentena y anomia ciudadana

El caso del joven que escapó de un hotel céntrico sanrafaelino mientras realizaba la cuarentena que obliga la normativa en medio de la pandemia de Covid-19 es una muestra clara de las faltas de respeto a la ley que muchas veces (demasiadas) evidenciamos los argentinos. A él hay que sumarle quienes se juntan en reuniones no permitidas, quienes no guardan el distanciamiento social, quienes no cumplen las medidas sanitarias, y varios ilegales más.
Más allá de posiciones sectoriales tan extremas como ilógicas, la sensatez lleva a afirmar que las medidas que se toman desde los gobiernos para intentar paliar la pandemia son las adecuadas. Quienes las critican suelen caer en una controversia puesto que, en general, sus opiniones están teñidas de posiciones ideológicas políticas y, en el caso de Mendoza, esas normas surgen paralelamente de espacios partidarios antagónicos. Entonces, criticar la cuarentena que determina el Gobierno nacional solo sería coherente si se criticaran las medidas similares que se toman a nivel provincial. He allí la paradoja de muchos “anticuarentena”. No obstante, y más allá de opiniones subjetivas, las normas están vigentes y deben ser cumplidas.
En su obra “La división del trabajo en la sociedad” (1893), el sociólogo francés Émile Durkhein afirma que «un Estado sin normas hace inestables las relaciones del grupo, impidiendo así su cordial integración». A esa falta de normas y a la falta de respeto de las que existen las llamó “anomia”. El autor considera que esa disminución de valores conduce a la destrucción y la reducción del orden social: las leyes y normas no pueden garantizar una regulación social bien porque no existen o bien porque no son acatadas.
Quienes incumplen las normas contra la pandemia son un ejemplo claro de la falta de respeto a la ley y a la vida de los demás, ya que quienes sí cumplen podrían verse perjudicados por quienes estiman irresponsablemente –y a veces interesadamente– que tienen la razón por encima de la evidencia científica.
La falta de valores y apego a las normas es una herida mortal para la idea de sociedad, sobre todo cuando esa sociedad se encuentra en medio de una crisis como la actual.

Compartir

¿Cree que éste es un momento oportuno para promover cambios en la Corte Suprema de Justicia de la Nación?

Artículo anteriorImputaron a Diego Lea por el ataque contra Tatiana Guzmán
Artículo siguienteFrase