Cuento de gallegos

Una empresa contrata a un gallego para que pinte las líneas de la calle. El primer día el tipo pinta 10 Km. y el jefe queda muy contento.

El segundo día pinta 5 Km. y el jefe no dice nada…

El tercer día pinta 2 Km. y el jefe no dice nada…

El cuarto día pinta sólo 1 km y el jefe enojado le pregunta:

– ¿Cómo es posible que el primer día pinte 10 kilómetros y hoy solo uno?

– Hombre, si el tarro de pintura me queda cada día más lejos!

Compartir

¿A qué atribuye el endurecimiento del cepo al dólar?

Artículo anteriorNeurólogo opositor
Artículo siguienteONG se suma a la causa contra la CNEA por Sierra Pintada