Daños, robos y graves amenazas contra preceptores en escuelas de Cuadro Nacional y Salto de Las Rosas

Los hechos no fueron dados a conocer oficialmente

Dos graves ataques a escuelas, que incluyeron amenazas de muerte a preceptores y docentes, se registraron en instituciones de distritos sanrafaelinos. En medio de un llamativo hermetismo, dado que ninguno de los sucesos se dio a conocer, Diario San Rafael pudo confirmar la existencia de ambas denuncias, formuladas por autoridades de las escuelas Manuel Belgrano de Salto de Las Rosas y Aguas del Diamante de Cuadro Nacional.

El primer hecho, el de la escuela Aguas del Diamante, se judicializó mediante la causa policial Nº 843 que se asentó inicialmente en la Comisaría 62ª de Cuadro Nacional. Por razones de resguardar su integridad, en este artículo, nos reservaremos identidades.

A las 8 de la mañana del pasado martes, la directora de la mencionada entidad, situada en calle Santa María de Oro al 400, comunicó que –a instancias del sereno del lugar- personas desconocidas habían ingresado al predio escolar después de sortear un cierre perimetral y eludir una reja. Los intrusos irrumpieron en el salón de usos múltiples y luego en la cocina, donde provocaron daños y sustrajeron algunos objetos de valor.

“Nos llevaron utensilios nuevos que estaban en la cocina y mercadería”, afirmaron desde el establecimiento en comunicación con nuestro diario.

Además de los destrozos y el robo, lo preocupante fue una “pintada” amenazante que apareció sobre una de las paredes. “Muerte a C… (apellido de un preceptor de la entidad)” rezaba la inscripción, en alusión a uno de los docentes. Asimismo otra mencionaba a divisiones de 5º año, donde también inquietaba leer la palabra “muerte”.

En virtud de lo anterior existen sólidas sospechas que quienes ingresaron a la escuela, son alumnos o conocen a los docentes que allí cumplen funciones.

Un hecho similar

El mismo día, pero una hora más tarde, policías de la Comisaría 42ª tuvieron que acudir a la escuela técnica Manuel Belgrano, a raíz de daños y amenazas que se registraban en el lugar. Esta denuncia se encausó mediante el número 823 y quedó asentada en esa dependencia situada en Salto de Las Rosas.

En la escuela ubicada en calle Sarmiento, también de Salto de Las Rosas, los policías visualizaron varios daños, principalmente en la Preceptoría. Allí rompieron una puerta y una ventana y, también sobre una pared, las amenazas: “Preceptoras putas, gatos de mierda, aguante los pibes chorros”, rezaba la lamentable frase, pudo confirmar Diario San Rafael a través de confiables fuentes.

En comunicación con el diario de los sanrafaelinos, desde la entidad de Cañada Seca reconocieron los daños e incluso que los malvivientes tomaron fernet en el interior de la escuela. Sin embargo, aseguraron “desconocer” las amenazas contra las preceptoras de la institución, a pesar de haber denunciado tal situación. Entendemos que puede ser una actitud tendente a proteger al personal docente, pero es necesario que este tipo de hechos salgan a la luz para que no vuelvan a repetirse.

Desde el Poder Judicial, a partir de lo detallado anteriormente, se ordenaron tareas periciales a cargo de Policía Científica para tratar de incorporar pruebas al expediente que se inició en la Fiscalía, correspondiente al doctor Iván Ávalos.

Al igual que en Cuadro Nacional, se presume que los autores de los daños y amenazas son parte de la comunidad educativa que allí convive diariamente. Ambos hechos, sospechan desde la fuerza, sucedieron durante el fin de semana largo. En los dos establecimientos no hubo actividad sábado, domingo ni lunes, por lo que no se puede precisar a ciencia cierta en qué momento ocurrieron los episodios contados en esta nota.

Hasta ayer no hubo pronunciación oficial de parte de la Dirección General de Escuelas ni tampoco de la Policía. Sin dudas, se trata de dos hechos graves y que generaron preocupación en el cuerpo docente de ambas instituciones. Se trata de amenazas abiertas contra quienes tienen la digna tarea de educar, por lo que es indispensable que haya medidas tendentes a protegerlos.

Esto se conoce después de una seguidilla de robos acaecidos en tres edificios escolares, donde delincuentes también ocasionaron daños. Los episodios ocurrieron en las escuelas Bernardo Leiva (barrio Sosneado), Martín Güemes (La Llave) y Marta Capitanelli de Sánchez (Goudge). También, en la misma semana, dos policías frustraron otro intento de robo en la escuela Armada Argentina de El Molino, lo que les valió a ambos resultar baleados.

En este escenario, la seguridad en las escuelas de San Rafael ha sido claramente vulnerada, por reiterados episodios delictivos donde delincuentes cometen destrozos y se roban objetos de mucho valor para docentes y alumnos.