Darío Burgos: “Practicando alguna actividad nos sentimos bien y nos olvidamos por un momento de lo que estamos viviendo”

El experimentado atleta, dio detalles de su presente y toda su trayectoria

A sus 45 años, el pedestrista local Darío Marcelo Burgos sigue vigente y si bien no hay competencias oficiales, continúa entrenando para cuando se reanuden las actividades.

Con grandes logros deportivos a lo largo de sus 18 años de carrera deportiva, Darío con el pasar del tiempo se fue transformando en un ejemplo a seguir para los jóvenes que se iniciaron en la actividad.

Diario San Rafael dialogó con Darío, quien dio sus sensaciones de este presente y cómo lo vive: “En este tiempo de pandemia fue muy difícil para los atletas y en mi caso más, estaba diagramando dos maratones la Maratón Internacional de Mendoza (MIM) y Maratón de San juan,  todas las carreras que pudiese correr, cuando se vino el Covid-19; todo eso se perdió, como también los entrenamientos ya que se siguió en casa, pero no es lo mismo para mantenerse”.

“Hoy ya entrenando con una intensidad media, de a poco vamos intensificando más, ya que para este año es muy difícil que pueda haber carreras. Pero tenemos que seguir para estar en forma para cuando se largue no cueste tanto agarrar el ritmo, también como todo sirvió para bajar un cambio y al tener más tiempo pudimos disfrutar un poco más con la familia”, recalcó.

Frente a lo que viene y la preparación que tienen, especificó: “Ahora ya estamos ansiosos de que se empiece a largar todo de nuevo, sé que falta para eso, pero es la esperanza que uno tiene. Los entrenamientos que tenemos son de lunes a viernes a lo que refiere a correr y el sábado salgo en bici para despejarte haciendo otra actividad, mientras que el domingo descanso”.

Agregando: “La idea es tratar de estar en forma físicamente y seguir haciendo lo que a uno más le gusta, con la esperanza que esto va a pasar y espero que sea pronto”.

Darío hizo referencia a su visión frente al freno de las actividades: “Yo pienso que se está manejando mal porque generalmente el deporte y más el atletismo es al aire libre, y haciéndolo con los protocolos correspondiente se puede realizar, siempre practicando alguna actividad nos sentimos bien y nos olvidamos por un momento de lo que estamos viviendo. Ya se tendría que ir volviendo a la mayoría de los deportes”.

Repasando su trayectoria y comienzos, describió: “La pasión por el deporte fue por un familiar que hace ciclismo y corría, en lo personal los comienzos fueron haciendo duatlones y después me metí de lleno en el pedestrismo a entrenar solo eso, para mejorar y perfeccionar todo. Entreno a Cristian Mohamed y hace 18 años que estoy en este grupo que es muy unido, son personas humildes y sinceras todos nos apoyamos mucho cuando alguien tiene un problema”.

“De los momentos inolvidables destaco cuando gané por primera vez la Maratón Internacional de Mendoza y el k21 de San Juan y también momentos con mis hijos. Uno de ellos, Emiliano, ha corrido y yo lo he acompañado, esos momentos son inolvidables al igual que compartir la misma pasión. A mi otro hijo Valentín lo acompaño en su deporte también que es el futsal”, subrayó.

El experimentado atleta no se olvidó de la importancia de su familia: “Yo le debo todo a mi familia y todos mis logros fueron gracias al apoyo incondicional de mi esposa Mariela y mis dos hijos; Valentín y Emiliano, sin el apoyo de ellos no lo hubiese logrado. Yo trabajo en un lubricentro “Lubricar” y salgo de ahí, llego a mi casa y me voy a entrenar para cuando llego como algo y me voy a trabajar, así todos los días”.

“Me gustaría seguir un par de años hasta que el cuerpo diga basta y después hacerlo más tranquilo y disfrutándolo un poco más. Por último, agradezco a mi familia, al Team Mohamed y a Juan y a todos los que me conocen”, finalizó la entrevista el atleta que nunca bajó los brazos.