De asesino a hombre gato: el caso Gil Pereg entre los homicidios más resonantes del 2019

Tal vez el año que se va estuvo marcado por dos hechos que trascendieron por lo impactante de su concreción, por las víctimas que estuvieron involucradas y por las características de los victimarios. Además del resonante caso del militar israelí Gil Pereg, quien mata en Guaymallén, a su madre y a su tía, aparace la masacre de San Miguel del Monte, en la que murieron cuatro adolescentes inocentes en mano de policías, como el otro caso paradigmático de este año.

El de Nicolas Gil Pereg, fue un episodio de brutalidad policial no tiene precedentes y fue uno de los casos criminales que marcó el 2019, en un año en el que hubo otros homicidios conmocionantes, como por ejemplo el de un diputado y un funcionario nacional asesinados a tiros frente al Congreso de la Nación, el del niño de 4 años que colgaron de un puente en Tucumán, o el doble femicidio de dos turistas israelíes en Mendoza.

1. El asesino que se cree gato

El primero de los crímenes que más impacto causó en estos doce meses fue el que protagonizó el «asesino que se cree gato». Gilad Gil Pereg (38), ex militar israelí, está preso acusado de matar a golpes a su madre, Lily Pereg (54), y de tres tiros a su tía Pyrhia Saroussy (63), en Mendoza. Las dos mujeres israelíes habían llegado al país el 11 de enero. Un día después, Gil Pereg hizo una denuncia por la desaparición. Finalmente, el 26 de enero encontraron a las víctimas enterradas bajo una obra de construcción en su propiedad y lo detuvieron. La investigación reveló el plan macabro del ex militar, que era dueño de varios negocios, tenía más de 3 millones de pesos en efectivo pero vivía entre basura y cadáveres de animales.

Acusado de doble homicidio agravado, Gil Pereg aguarda al juicio oral en el modulo N° 3 de la cárcel de Mendoza. Allí vive aislado del resto de los reclusos y pidió varias veces poder llevar a sus gatos a la celda.

2. Violación y linchamiento

José Oviedo tenía 50 años y el 25 de marzo pasado lo lincharon en Comodoro Rivadavia, Chubut. Una turba enfurecida lo atacó por ser el padre de un joven al que acusaban -erróneamente- de violar a un adolescente de 12 años, ese mismo día.

Todo comenzó cuando por las redes sociales empezó a circular el nombre del presunto abusador de un chico. Entonces 20 vecinos de los barrios Fracción XIV y Los Bretes fueron hasta la casa donde vivía el hijo de Oviedo y la prendieron fuego. Entre los manifestantes estaba el padre, alguien lo señaló y empezaron a correrlo. Cuatro cuadras después lo alcanzaron, le propiciaron una golpiza, lo apedrearon, le quisieron pasar por arriba con dos autos hasta que le ataron una soga a una pierna y lo arrastraron varios metros. Y siguieron pegándole por todos lados. La autopsia determinó que el hombre murió por politraumatismos en el cráneo y el tórax.

Por el caso hay ocho imputados, algunos de ellos en libertad. Mientras que el verdadero autor de la violación está identificado pero es inimputable ya que tenía 15 años en el momento del hecho. Además habría participado del linchamiento.

3. Doble crimen en Congreso

El del diputado nacional Héctor Olivares (61) y su asesor Miguel Yadón (58) fue un doble crimen al que la Justicia todavía le busca una explicación. Las víctimas sufrieron un ataque a tiros desde un auto cuando caminaban alrededor de la plaza del Congreso. Todo quedó grabado por las cámaras de seguridad de la zona, que permitieron identificar a los sospechosos: Juan Jesús «El Gitano» Fernández (43) y su primo Juan José Navarro Cádiz (25).

Al primero lo detuvieron en la provincia de Entre Ríos, mientras que a Navarro Cádiz lo capturaron en Montevideo, Uruguay, y luego fue extraditado. Por el doble crimen se barajaron varias hipótesis: la primera y más descabellada, planteada por la Policía de la Ciudad, sostenía que Yadón mantenía una relación sentimental con la hija del «Gitano». También se habló de un «clan mafioso de gitanos». Finalmente, la versión más fuerte es que se haya tratado de un ataque sin una motivación previa. La defensa de Navarro Cádiz sostiene que los acusados estaban «disparando a un tacho de basura».

4. Masacre de Monte

Aníbal Suárez (22), Camila López (13), Danilo Sansone (13) y Gonzalo Domínguez (14) son las víctimas fatales de la «Masacre de San Miguel del Monte». El caso tuvo como única sobreviviente a Rocío Quagliarello (14). La madrugada del 20 de mayo pasado, los cinco chicos estaban dando una vuelta alrededor de la Laguna de Monte cuando empezaron a ser seguidos por dos patrulleros a toda velocidad y a los tiros. La secuencia terminó cuando el Fiat 147 se estrelló contra el acoplado de un camión estacionado sobre la colectora de la Ruta 3. La Policía y autoridades municipales intentaron hacer pasar el caso como un accidente y limpiaron en tiempo récord la escena del crimen para ocultar pruebas. Pero gracias a la viralización de una captura de las cámaras de seguridad en la que se ve a un oficial disparar contra el auto, el escándalo salió a la luz.

Aún no se sabe por qué arrancó la persecución. La sospecha es que los policías creyeron que los chicos los vieron haciendo algo ilegal.

Por el caso están con prisión preventiva por «homicidio agravado» el capitán Rubén Alberto García; los oficiales Manuel Monreal, Leonardo Daniel Ecilape y Mariano Alejandro Ibáñez. Mientras que el comisario Julio Franco Micucci; el oficial subinspector José Alfredo Domínguez; el oficial inspector José Manuel Durán; el teniente primero Héctor Enrique Ángel; y el secretario de Seguridad municipal y ex policía Claudio Ismael Martínez están procesados y detenidos por «encubrimiento agravado» y «falsedad ideológica».

Las oficiales subayudantes Melina Noelia Bianco y Nadia Genaro también están acusadas de encubrimiento y falsificación de actas pero la Cámara de Apelaciones de La Plata ordenó que sean excarceladas. Mientras que los policías Juan Manuel Gutiérrez y Cristian Alberto Righero recibieron la «falta de mérito» y quedaron en libertad. Igual siguen investigados.

5. Un karateca asesinó a un taxista

Todo ocurrió en un par de segundos. Jorge Alberto Gómez (52) manejaba un taxi en Ensenada. El karateca Esteban González Zablocki (27), una camioneta. El 10 de julio a las 6.25, los dos conductores se cruzaron y bajaron de sus vehículos para discutir en 52 y 126. Pero Zablocki reaccionó de la peor manera: se acercó a Gómez y le pegó cobardemente desde atrás. Gómez quedó sin reacción y Zablocki aprovechó su técnica para golpear y su condición física para continuar con el ataque. Incluso siguió pegándole en el piso, ante la mirada de testigos que no hicieron nada para frenar el ataque.

Cuando se cansó de pegarle, el karateca se levantó, volvió a su camioneta y huyó. Conmocionado, Gómez pudo manejar un par de cuadras y se desvaneció. Lo llevaron al hospital Cestino y luego lo trasladaron a Cañuelas para un tratamiento de mayor complejidad. Estuvo en coma con muerte cerebral y a los dos días murió. De acuerdo con las pericias, sufrió una fractura de cráneo en dos partes.

El agresor, que después del ataque se escapó, se entregó y estuvo apenas 24 horas detenido. En un fallo bochornoso, el juez de Garantías platense Juan Pablo Massi lo liberó por un tecnicismo jurídico. Casi al mismo tiempo en que se conoció la noticia del fallecimiento.

Pero el sábado 13 a la tarde, después de una nueva presentación del fiscal Juan Menucci, el karateca quedó preso a la espera del juicio oral.

6. Un chico colgado de un puente

La escena era macabra y ocurrió en la localidad de Las Talitas, Tucumán. Ulises Benjamín Amaya tenía 4 años. El 8 de agosto pasado, a las 15, su familia denunció su desaparición. Dos horas después, el cuerpo del nene fue encontrado colgando de un puente. Presentaba signos de haberse defendido de una violación.

Por algunos testimonios, primero se pensó que el asesino de Benjamín había sido un adolescente. Pero un testigo de identidad reservada brindó un dato clave. Dijo que alrededor de las 16 vio a un hombre caminando con un nene cerca de la escena del crimen. Y brindó un detalle físico que permitió identificar al sospechoso. Así fue como la Justicia llegó a Claudio Argañaraz (37), apodado «Cococho» y hermano del abuelastro de Benjamín.

De la investigación, surge que Argañaraz habría raptado al nene de la vereda de su casa para abusar de él. Luego, lo colgó vivo de un puente sobre un descampado para matarlo. Las pericias determinaron que el cable que utilizó el asesino era similar a uno hallado en su casa, al igual que otros elementos encontrados en la escena del crimen.

7. El femicidio de una policía

Laura Romina Gutiérrez (30) era una sargento de la Policía bonaerense. El 25 de agosto pasado apareció asesinada a balazos en su departamento ubicado en 2, entre 61 y 62, de La Plata. Su ex novio, Danilo Alberto Acevedo (32), también policía, se disparó un tiro en la cabeza y murió una semana después.

El femicidio fue descubierto por la agente Daiana Salas, amiga de la víctima, que se acercó hasta la casa porque no podía comunicarse con Laura. Al llegar al departamento, Salas notó un manchón de sangre que salía por abajo de la puerta. Con otros compañeros, entraron y encontraron a Laura tirada en el piso boca arriba. Cerca del cuerpo había una pistola 9 milímetros y vainas servidas. La víctima tenía cuatro balazos en el brazo, el cuello, el pecho y el abdomen.

Las primeras pericias determinaron que la joven había recibido al menos cuatro impactos de bala: en el brazo, el cuello, el tórax y en el estómago.

8. Toma de rehenes fatal

Oscar Gramuglia (67), dueño de un vivero, y Juan Carlos Martínez (66), un empleado, resultaron asesinados a cuchilladas en un asalto con toma de rehenes en un vivero de Rafael Calzada, partido de Almirante Brown.

Todo ocurrió el 8 de octubre pasado, a la mañana. Ese día Oscar bajó de su casa ubicada en un primer piso, a darle una medicación a su hermano Luis, que es discapacitado y vive en la planta baja. Gladys Rodas (77), la esposa de Oscar, notó que su marido tardaba demasiado. Entonces bajó a ver que ocurría y se encontró con un ladrón en el pasillo que la tomó por la espalda e intentó apuñalarla. Instantes después vio a Oscar tirado en el piso, inconciente.

Del episodio habrían participado tres asaltantes y uno de ellos, según testigos, le gritó a Martínez: «¡Acá no hay nada, dónde me mandaste hijo de puta!» y comenzaron a pelear. Por ese testimonio, se sospecha que el empleado habría entregado a sus patrones. El empleado terminó asesinado. Los ladrones comenzaron a cargar todo lo que había de valor en una camioneta del negocio. En un descuido de los atacantes, Gladys intentó llamar al 911 pero como no le respondían, se comunicó con su hija, que minutos después llegó con la Policía. Dos ladrones escaparon pero un tercero se atrincheró con otra empleada. En el caso intervino el grupo Halcón que detuvo a Jonathan Emanuel Godoy (27).

9. Un nene, víctima de los narcos

Luciano Axel Fuente tenía 8 años y el 7 de octubre pasado jugaba a la pelota con sus amigos en la vereda de su casa, en Cutral Có. De repente se oyó un estallido y el nene cayó al piso. Tenía un balazo en la cabeza. Su familia lo trasladó al hospital, pero Luciano murió minutos después.

El crimen conmocionó a Neuquén, donde hubo marchas y cortes de ruta para pedir Justicia. Dos días después, la Policía detuvo a Diego Andrés «Neneo» San Martín (20), como responsable de los disparos. Todo habría ocurrido como parte de un enfrentamiento entre dos bandas narco que se tirotearon a pocos metros de donde jugaba Luciano con sus amigos.

10. El misterioso crimen de un financista

Cuando Diego Xavier Guastini (45) salió de su casa en Quilmes tenía el arma en la cintura. Se fue, como todos los días, a su oficina de Florida y Lavalle. Hizo el camino de siempre y -sospechan- lo estaban esperando. Fue sobre General Paz, antes de llegar a Alberdi que una persona se acercó a su ventanilla y lo ejecutó de tres disparos. Todo fue a metros de la Municipalidad de Quilmes?, al sur del Gran Buenos Aires.

Guastini fue socio del aún desaparecido financista Hugo Díaz. De hecho, Díaz fue visto por última vez en la cueva de Guastini sobre calle Florida. También tenía vínculos comerciales con el hijo del asesinado ex agente de la SIDE Pedro «Lauchón» Viale. El 28 de octubre pasado sufrió el ataque mientras circulaba en su auto importado y sus asesinos escaparon en moto. Aún no se sabe quién lo mató y por qué.

11. El mago «Alex» y su novia

Leonardo Fernández (53) era «Alex El Ilusionista». O simplemente el «Mago Alex». Su cuerpo sin vida apareció junto al de su novia Jessica Alberti Cigola (24) en un departamento de San Fernando. Lo que sorprendió a los investigadores fue la trama oscura del caso, en el que se descubrió la doble vida de «Alex», que dividía su pasión por la magia con la venta de drogas y otros negocios espurios.

El crimen se descubrió casi de casualidad. Un patrullero de la Policía de la Ciudad identificó a un hombre que estaba estacionado en la puerta de un garaje del barrio porteño de Parque Patricios con el portón abierto, el 25 de octubre a la mañana.

Se trataba de Alexis Miguel Bonnet, un ladrón que estaba saqueando la casa de «Alex». Ante la presión policial, el asaltante confesó que Rubén Grasso y Roberto Alegre lo habían mandado a desvalijar la propiedad para llevarse casi 150 mil dólares. Como los dueños de casa no aparecían, el sábado la Policía fue hasta lo de Grasso, donde se descubrió el doble crimen. A la pareja la mataron a puñaladas y golpes. Días más tarde Grasso y Alegre fueron detenidos.

La investigación reveló que los tres quisieron robar dólares y pesos que «Alex» escondía en su casa y para ocultar el crimen asesinaron a la pareja. En la casa del mago encontraron cocaína, anotaciones compatibles con la venta de drogas y miles de dólares falsos.

12. Crimen en la puerta del Faena

El millonario inglés Matthew Gibbard (50) acababa de aterrizar en el país para pasar las vacaciones junto a su familia, el 14 de diciembre pasado. Desde el Aeropuerto de Ezeiza tomaron una combi que los llevó al excéntrico hotel Faena, de Puerto Madero. Lo que no sabía es que una banda de ladrones integrada por argentinos y venezolanos los habían marcado cuando salían de la terminal.

Los asaltantes siguieron a las víctimas en al menos dos autos y cuando estaban bajando de la camioneta, en la puerta del hotel, dos motochorros armados los asaltaron. Gibbard, junto a su hijastro Stefan Zone (28), intentaron resistirse al robo y enfrentaron a los ladrones. Pero uno de ellos les disparó. El empresario recibió un tiro en la axila y el joven un balazo en una pierna. Matthew murió horas después en el Hospital Argerich, mientras que Stefan logró recuperarse. Por el caso hay diez detenidos, todos acusados de formar parte de una misma banda que asaltó a varios turistas con la misma modalidad.

Fuente Clarin