“De la adversidad al resurgimiento”

Enrique Mario Barrera

Sin Portezuelo y sin plata tituló su portada el domingo Diario San Rafael después de sufrir el embate de la corporación del partido político de las mil denominaciones: Justicialismo, peronismo, Frente para la Victoria, Frente de Todos, kirchnerismo, tantos nombres que se podrían resumir en uno“populismo”. Para mí el peronismo murió con Perón aquel 1 de Julio, luego un montón de políticos lo convirtieron en un famélico “Caballo de Troya” en donde se ocultó el liberalismo de Menem para tomar el poder, luego el kirchnerismo I para hacer lo que sabemos durante 12 años y ahora vuelve con el kirchnerismo II detrás de la figura de Alberto Fernández para seguir con el autoritarismo a que nos tiene acostumbrado.
En los ’90 fué notable el hostigamiento de la política de Menem con respecto a la Provincia de Mendoza, nos sacó de la categoría de provincia pujante, eliminando los bancos locales y dejándola fuera de la promoción industrial, injusticia que el Gobierno Nacional de 2003 a 2007 reconoció con este monto de $1024 millones de dólares que debe honrar.
Pienso que estos tiempos nebulosos deben servir para que Mendoza logre resolver un tema que parece antiguo y remanido pero que no supimos resolver y es hora de comenzar a tomarlo en serio: “Federalismo”, Mendoza no debe ser una provincia “más”, debe actuar como lo define la Constitución Nacional un Estado Provincial con la suficiente autonomía que la ley magna le otorga.
Debemos comenzar a exigir a quienes decidan participar en la política en el ámbito de Mendoza que sean personas que demuestren defender los legítimos derechos que nos corresponden como Estado Provincial, no se puede tener políticos que son sumisos totales al poder central o a quienes andan en medias tintas que al final terminan favoreciendo siempre al foráneo, porque tener a ese tipo de políticos ha permitido que las provincias del país cedieran el manejo casi total de las cajas que mueven nuestra economía quedando a merced de quien otorga las partidas como si fueran dádivas que les permite tener bajo el zapato al desarrollo provincial.
En estos tiempos nadie regala nada, la prosperidad la tenemos que ganar nosotros respetando la Constitución Nacional y exigiendo lo que nos corresponde por derecho propio. No quiero seguir viviendo en una provincia, quiero vivir de una vez por todas en un Estado Provincial.

por Enrique Mario Barrera