Declararon de interés municipal, cultural y recreativo “La calesita de Pepe”

Con sus dibujos de personajes y creando un mundo de fantasía, “la Calesita de Pepe” ofrece un espacio único para los más pequeños. Subidos a caballos, carruajes o algún auto en miniatura, entre otros asientos, es el lugar que permite disfrutar de una vuelta por un mundo que sólo ellos, los más pequeños, saben crear.
Y este reconocimiento, que ahora se materializó tras una ordenanza que declaró de interés municipal, cultural y recreativo “La Calesita de Pepe”, comenzó desde el primer día en que José Luis “Pepe” Gabriel, llegó a nuestra ciudad.
Dijo a Diario San Rafael que “nací en Mataderos, Buenos Aires. Llegué el 9 de septiembre de 2009 y fui bendecido en este lugar”, y añadió que “aunque existan y estén en permanente auge los juegos virtuales y el entretenimiento de las pantallas, ningún chico quiere privarse de la calesita, de sentir esa emoción de sacar el boleto para subirse, de la indecisión de qué lugar ocupar y de sentirse volar al estirar el brazo lo más largo posible para conseguir que la sortija lo regale una vuelta más”.
Sobre la declaración municipal obtenida, expresó que “es algo muy importante y emocionante para mí. Creo que es un reconocimiento que nos hacemos entre todos los que desde chicos pudimos disfrutar de la magia de la calesita”, recordando que en nuestra ciudad, su emprendimiento existe desde el 12 de junio del 2010.
En cuanto al por qué eligió San Rafael para desarrollar esta actividad, recordó que “todo empezó porque mi nieta mayor, Luciana, era fanática de las calesitas. Cuando vivía allá en Buenos Aires la llevábamos a todas las que había. Esto se relaciona con que mi hijo se viene a vivir a San Rafael, por lo que nosotros veníamos de vacaciones y nos enamoramos de este lugar”.
Añadió que “entonces le comento a mi señora que si íbamos a traer a Luciana no habría calesita en San Rafael para llevarla. Entonces pensamos y dijimos ‘la ponemos nosotros’. Y de esa conversación, a los 9 meses salió que nos viniéramos a vivir acá. Renuncié a mi trabajo, yo era jefe de personal de una empresa de caudales de Juncadella, con más de 500 personas a cargo, y a los 50 años, cambié mi estilo de vida”, relató.
Para finalizar dijo que “ahora como he dicho en otras oportunidades: ‘Vivo donde elegí vivir y trabajo de lo que me gusta’. Es que este trabajo, ‘te devuelve mucho’. Quiero agradecer a los sanrafaelinos que me dieron esa oportunidad y sobre todo por el apoyo recibido, por los amigos que he cosechado en estos años y por la felicidad que me produce ver a tantos niños pasar por esta calesita, sonreír y disfrutar”.