Dejaron San Rafael para irse a vivir a Uruguay

Hebe Valla es una fotógrafa que vive junto a su pareja, Fabián, –también fotógrafo– y sus dos hijos en Uruguay, donde montaron un estudio fotográfico, tras vivir 11 años en nuestro departamento. Explicó cómo fue vivir en tierras mendocinas y las expectativas existentes hacia un futuro.
En diálogo con FM Vos (94.5) y Diario San Rafael, Hebe explicó que son “una familia viajera”, ya que tanto ella como su esposo son oriundos de Buenos Aires, pero hace 11 años decidieron venir a vivir a nuestro departamento, “buscando un cambio de vida con todo lo que la naturaleza ofrecía, para bajar unos cambios”. Por otra parte, el viaje a Uruguay tenía varios años “en la mira”, pues en 2019 habían ido a conocer y decidieron hacer una “prueba piloto”. No es que se hayan ido de Mendoza por razones negativas, sino que simplemente desean probar suerte durante un año en aquel país.
En el medio de aquello los tomó la pandemia, lo que dificultó todo debido al cierre de fronteras. Sin embargo, luego de hacer trámites y de pedir algunos permisos, pudieron cumplir con aquello. “Hace tres semanas que llegamos, de las cuales dos fueron de cuarentena”, expresó.
Destacó que el país vecino es muy respetuoso de las medidas sanitarias, por lo que más allá de que sean muchos menos habitantes, llevan la situación de mejor manera a fin de evitar el desmadre que una pandemia es capaz de crear. “Está abierto todo, pero la gente con mucha conciencia social limitó al máximo sus salidas, y todas las dependencias públicas trabajan en teletrabajo”, explicó.
Aseguró que los uruguayos son personas extremadamente amables, dispuestas a conocer gente, que los recibió “con los brazos abiertos”, primero como turistas y ahora como recién llegados.
Con respecto al montaje de un estudio fotográfico, aseguró que están en una “etapa de preproducción”, armando todo para llevar a cabo el proyecto. “Fabián diseñó dos páginas web nuevas, con las nuevas propuestas que traemos: una tiene que ver con la fotografía 360 para los tours virtuales, que se usan muchísimo para el mercado inmobiliario, para hotelería, museos, es un emprendimiento fotográfico pero diferente a lo que hacíamos, y más en esta época donde todo se mira por computadora. Es una oportunidad y estamos en etapa diseño; además, una página de nuestro estudio. Para montarlo, trajimos obviamente todo nuestro equipo fotográfico y el set básico de lo que hacíamos allá”, dijo, y aclaró que el estudio que poseían en San Rafael, sigue funcionando y está a cargo de su colega y amiga Marisol Perrín.