Denuncia contra Bunge

La denuncia contra Bunge, apoyada por el fiscal Stornelli sobre exportaciones fantasmas y también declaraciones falseadas causó novedad tanto judicial y económica como política. En cuanto a esto último, porque no es habitual que una denuncia realizada por una especie de opositor permanente -Fernando Míguez, en nombre de la Fundación por la Paz y el Cambio Climático- sea tomada casi literalmente por el fiscal a cargo. En este caso, quizá por lo evidente que son los hechos, la argumentación de la denuncia fue tomada para el requerimiento de instrucción por el fiscal Carlos Stornelli. Tal como pide el denunciante, el titular de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 4 pide investigar quiénes son los dueños y accionistas de Bunge y un grupo de empresas asociadas: Bigsur S.A., Tradesur S.A., Trader Caribe, Bunge Singapur, Bunge China y Bunge Egipto.
El fiscal, siguiendo la presentación del denunciante, también pide información a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), el Banco Central de la República Argentina (BCRA) y el Mercado de Valores (Merval). La acusación recae sobre tres directivos de Bunge (Adrián Chueco, Guillermo Marcotegui, Ramón Fernández Asenjo) y el ex ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevere. Los delitos atribuidos -todavía no probados, la investigación apenas comienza- son tres: defraudación contra la administración pública, lavado de activos y evasión agravada.

Compartir

¿Quién avala la toma de tierras?

Artículo anteriorPandemia, oficialismos, oposiciones y egoísmos
Artículo siguienteHubo poca circulación en el centro tras el decreto que restringe la actividad en la provincia