Denuncia del Vaticano: monjas estresadas y/o abusadas

Una significativa cantidad de monjas sufren el síndrome de burnout (cabeza quemada), sobre todo por las condiciones de explotación, los abusos de poder y agresiones sexuales, denuncia el suplemento mensual femenino del diario vaticano L’Osservatore Romano».­

La publicación Mujer, Iglesia y Mundo vuelve a abordar las condiciones de las religiosas después de las pasadas acusaciones de explotación y esclavitud que viven muchas de ellas, sobre todo las que se dedican a servir en estructuras de la curia.­

El nuevo número que se publicará el 26 de febrero explica que el tema del agotamiento laboral y el estrés postraumático que sufren fue debatido en la última reunión de la Unión Internacional de Superiores Generales, donde se decidió establecer una comisión de cuidado personal.­

«Ellas -indica el artículo-, esperan que al igual que en los casos de los abusos a menores se establezcan líneas guías para que se conozcan sus obligaciones, pero también sus derechos en los lugares de trabajo, algo así como un contrato laboral».­

­

SINDICALIZADAS­

­

«Cada una de nosotras debe tener una especie de código de conducta, una carta de acuerdo con el obispo o el párroco para poder decirle: `Sabe, trabajé 38 horas esta semana o no puedo trabajar el domingo y vuelvo el lunes, necesito un día libre», plantea una de las impulsoras de esta reforma.­

Y agrega con tono cuasi sindical: «Sería necesario también invertir en el bienestar de las monjas, por ejemplo, concediéndoles dos semanas de vacaciones, una de ellas paga, una situación de vivienda digna, acceso a internet o incluso un año sabático luego de 5 años de trabajo».­