Estados Unidos: Derrotó la viruela y explica las tres condiciones que se deben cumplir para controlar el coronavirus

Larry Brilliant, médico de Estados Unidos, luchó contra los brotes de viruela, gripe y polio. Asegura: “el coronavirus es la pandemia más peligrosa de nuestra era”

Larry Brilliant, epidemiólogo que colaboró con la Organización Mundial de la Salud a erradicar la viruela, dio a conocer las tres condiciones que se deben cumplir para que el mundo vuelva a la normalidad.

El médico de 75 años ofreció en una entrevista con Wired mostró su esperanza en que se encuentre una vacuna para el coronavirus: “No tengo miedo ya que hasta ahora no hay pruebas que sugieran que no se pueda encontrar una para el nuevo coronavirus o que los humanos no desarrollen eventualmente algún tipo de inmunidad a él.

Por el intenso interés por derrotarlo, pondremos la influencia científica, el dinero y los recursos para encontrar antivirales que tengan características profilácticas o preventivas que puedan utilizarse además de las vacunas”.

Aunque, advirtió: “El auto-aislamiento y el aplanamiento de la curva de la tasa de infección durante unos pocos meses sólo mantendrá al mundo seguro durante un tiempo, posponiendo el número de casos pero no disminuyéndolos”.

Las tres condiciones que Brilliant cree que se deben cumplir para derrotar al coronavirus son las siguientes:

Uno: “Que averigüemos si la distribución de este virus se parece a un iceberg, que está un séptimo por encima del agua, o a una pirámide, donde vemos todo. Si en este momento sólo vemos una séptima parte de la enfermedad real es porque no estamos haciendo suficientes pruebas. Es como si estuviéramos ciegos”.

Dos: “Que tengamos un tratamiento que funcione, una vacuna o un antiviral”.

Tres: “Tal vez lo más importante, que un gran número de personas -en particular enfermeras, médicos, policías, bomberos y maestros que han tenido la enfermedad- sean inmunes. Para eso tenemos que poder verificarlo y crear un sistema que los identifique, ya sea una pulsera o una tarjeta con su fotografía y algún tipo de sello en ella. Recién entonces podemos estaremos los suficientemente seguros como para enviar a nuestros niños de vuelta a la escuela. Recién entonces sabremos que el profesor no es infeccioso”.