Describen cómo el envejecimiento agrava las enfermedades del hígado

Investigadores del Institut d’Investigacions Biomèdiques August Pi i Sunyer (IDIBAPS) y del CIBER de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBEREHD) (España) han publicado una serie de tres estudios en los que describen el impacto del envejecimiento en el hígado, tanto en personas sanas como en el contexto de diferentes enfermedades hepáticas. Los estudios demuestran que la prevalencia, progresión y la respuesta a los tratamientos no es igual en personas mayores que en jóvenes y que el envejecimiento provoca un empeoramiento más rápido y una peor respuesta a las diferentes terapias. Además, se describe por primera vez que la firma molecular de la enfermedad hepática es diferente en pacientes de edad avanzada en comparación con los jóvenes.

Los estudios los ha coordinado Jordi Gracia-Sancho, jefe del grupo Biología Vascular Hepática del IDIBAPS e investigador del CIBEREHD, y las primeras firmantes son Raquel Maeso-Díaz y Diana Hide, investigadoras del mismo grupo.

Las sociedades de los países desarrollados están envejeciendo debido al aumento de la esperanza de vida. En la actualidad, el 14% de los ciudadanos europeos tienen más de 65 años y se espera que en 2030 este porcentaje llegue al 23%. El ritmo de envejecimiento de la población representa un asunto clave a nivel sanitario, con lo que es esencial entender las bases moleculares para identificar posibles aproximaciones para intervenciones terapéuticas.

El envejecimiento está asociado con un declive fisiológico en la mayor parte de los órganos, incluido el hígado. En cuanto al hígado, poco se conoce de su función en condiciones de vejez. Estudios previos han descrito que hay una pérdida de masa del órgano, una disminución del riego sanguíneo y que hay una activación de algunos de los subtipos celulares, pero no se han analizado los mecanismos moleculares que lo provocan.

En un estudio publicado en la revista Aging Cell, los investigadores han descrito el hígado – el sinusoides hepático, los diferentes tipos celulares y la microcirculación hepática – en modelos animales de edad avanzada en condiciones de salud. Además, los cambios identificados se han validado en muestras de hígados de personas jóvenes y mayores.

El estudio demuestra, por primera vez, que los hígados de las ratas mayores sanas tienen una mayor resistencia vascular, lo que provoca una peor perfusión del hígado y un aumento de la presión portal. «Esto está provocado por varios cambios moleculares en las células del sinusoide hepático, junto con el deterioro en la función de los hepatocitos, el principal tipo de células del hígado», explica Jordi Gracia-Sancho, coordinador del estudio.

 

Compartir

¿Quién avala la toma de tierras?

Artículo anteriorEl Club Sirio Libanés distinguirá a las mujeres en su día
Artículo siguienteLe dispararon a un hombre en Monte Comán