Descubren abandonada una de las mejores colecciones de autos históricos de todos los tiempos

Son unos 50 clásicos estadounidenses de todas las épocas que se mantuvieron en una granja por más de 30 años. Salieron a la luz luego de que muriera su dueño. Ahora irá a subasta.

Además de escribir poesías y pintar, a Larry Schroll, un ex militar de Pennsylvania, le apasionaban los autos. A diferencia de otros coleccionistas, que persiguen piezas de valor o exclusivas, su hobby estaba enfocado, sencillamente, en comprar aquellos modelos que más le gustaban. Con esa impronta Larry llegó a juntar en su garaje más de 50 autos, casi todos estadounidenses, de las marcas y modelos más importante del mercado y de la historia.

La colección, que por ejemplo incluye todos los modelos de Ford de la década del 30, empezó a trascender a partir de 2018, tras la muerte del propio Schroll. Su familia se encontró de repente frente a un enorme galpón repleto con los mejores coches históricos norteamericanos, resguardados silenciosamente por más de 30 años. La mayoría se conservó en muy buenas condiciones generales, con la mecánica completa, pintura original –y en varios casos en muy buen estado-, e incluso con las baterías desconectadas para evitar que se sulfataran y provocaran daños en otras piezas. Un hallazgo increíble para los amantes de los autos, un éxtasis para cualquier coleccionista.

 

Es incalculable el valor que estos 50 vehículos pueden representar en la actualidad dado el estado en que se encuentran. Tanto que su familia, heredera de la granja y ajena al hobby de Larry, le pidió ayuda a Matt Murray, gerente de un canal de YouTube especialista en clásicos, IronTrap Garage, para que colaborara en ordenar los modelos y así poder venderlos en lotes en una subasta. La colección, que va a ser vendida a partir del 18 de abril y durante todo el año, será subastada por Rentzel Auction Service quien se encargará además de recibir los llamados de los interesados en las distintas joyas.

 

Además de la gama de clásicos Ford de los años 30, que por ejemplo incluye un Ford T de 1922 y algunos Model A, Larry había comprado algunos Ford Thunderbird de los 50, algunos Falcon de los 60, los mejores Chevrolet Corvette de los 70 y hasta uno de 1954. También se hallaron otros Muscle Cars, como se denominan a los tradicionales deportivos norteamericanos, entre ellos un Ford Mustang Fastback del 65. Un Lincoln Continental de 1962 y otro de 1972, un gigantesco Chevrolet Imperial, un Plymouth coupé del 41, una moto marca Columbia de los 50, un Dodge Hornet del 59 y un Mercury de los 70 son otros de los tesoros que aparecieron en un granero repleto de vehículos y piezas mecánicas de todos los tiempos: ruedas, repuestos, herramientas y hasta juguetes relacionados con el mundo automotor.
Incluso se encontraron algunas unidades customizadas: un Ford T Bucket de 1923 convertido en hot-rod, un Gremlin X, varios Volkswagen Escarabajo y hasta un Renault 8 que, según su matrícula, estuvo en circulación por Pennsylvania hasta 1970. Una rareza total.

(Infobae)