Desde la Federación Agraria ligaron la baja en el consumo de energía con las altas tarifas

Medios provinciales publicaron que durante los primeros cinco meses del año, la demanda energética de Mendoza se redujo en comparación con el mismo período del año pasado. Los llamados grandes usuarios mayores redujeron su demanda en 2,4%, mientras que los usuarios residenciales lo hicieron en un 7,6%.
Según los datos del EPRE sobre demanda en el mercado energético, la electricidad facturada a usuarios mendocinos de enero a mayo de 2019 fue de 2.247.648 MWh, un 5,1% menos respecto del mismo período del año anterior (allí el valor fue 2.368.029 MWh).
Las categorías Residenciales y Generales redujeron su demanda un 7,6% y 8,7%, respectivamente, mientras que la demanda de Alumbrado Público aumentó 4,6%. En cuanto a los usuarios de Riego Agrícola, experimentaron una baja de 9,8%.
Para Carlos Achetoni, presidente de la Federación Agraria Argentina, la disminución obedece a las tarifas; “al estar altas, cualquier consumidor intenta consumir menos o hacer eficiencia en el uso para minimizar el impacto de las tarifas actuales, y por otro lado, en muchos casos se ha buscado algún sistema de iluminación y otras automatizaciones que tengan menos consumo de energía, esto se refleja. En el caso del riego agrícola, va por el lado no de la eficiencia, sino de prescindir del bombeo para riego, porque las tarifas son muy abultadas y terminan por encima de los costos de producción”.
Aseguró que esto impacta en el trabajo cotidiano. “Cuando el agua superficial no es suficiente, la subterránea existe, pero por los valores de las tarifas, si se la usa como requieren las plantaciones, los costos de producción superan a las posibilidades de venta y se transforman en rentabilidad negativa y por eso se prescinde de este uso, no porque no sea necesario sino porque es caro”.
Según publicó Los Andes, desde el EPRE se consideró que más allá de los factores económicos, en la disminución ha tenido un fuerte impacto la promoción de la eficiencia energética.
De las nueve principales actividades económicas de Mendoza, siete de ellas han contraído su consumo eléctrico: Agropecuario (-8,1%), Industrias Manufactureras (-4,4%), Construcciones (-10,5%), Comercio, Restaurantes y Hoteles (-11,5%), Transporte y Comunicaciones (-4,9%), Establecimientos Financieros (-12,7%) y Servicios Comunales, Sociales y Personales (-6,7%). Los únicos dos que han aumentado son: Explotación, Minas y Canteras (+3,8%) y Electricidad, Gas y Agua (+8,5%).