Desgarrador relato del primer vecino que llegó al incendio en Godoy Cruz

Federico es vecino de la familia que sufrió un incendio fatal este jueves en Godoy Cruz. En esa casa murieron dos pequeños, Benjamín Domínguez de 7 años y Martina Domínguez de 2 años. Sus padres Pablo Domínguez (36) y María Lara (34) se encuentran internados en grave estado en el hospital Lagomaggiore.

Federico fue el primero en llegar para ayudar a la familia. La casa ardía, el humo ya se había adueñado de todo el lugar y él desesperadamente, como pudo, trató de hacer algo.

«Estaba a la vuelta, me avisaron las chicas del negocio que su patio da con el patio de ellos, que vieron a María en las rejas pidiendo auxilio que se prendía fuego», comenzó contando cronológicamente como fue el trágico hecho.

Federico es amigo de la familia de toda la vida. Nunca imaginó que el destino lo pondría frente a una situación así. Hizo lo que estuvo a su alcance, contó que con dos matafuegos y luego con una manguera apagó el fuego para poder entrar a la casa.

«Me vine corriendo y me encontré con el fuego, con el padre abajo que ya había podido abrir un poco la puerta pero como el fuego estaba detrás de la puerta no se podía tocar de lo caliente que estaba. Subí, traté de abrir un poco, teníamos dos matafuegos, vacié el primero, el segundo lo vació un amigo, César, los vecinos vinieron a ayudar. Bajé, conecté una manguera del surtidor y terminé de apagar el fuego».

Federico tiene algunas quemaduras en los brazos y describió que lo complicado de la situación era el humo y la poca visibilidad que había en la vivienda.

«El fuego no era problema, el problema era la cantidad de humo, no se veía nada. Todavía no llegaban los bomberos, tenía dos policías que llegaron y nos turnábamos para ir porque el humo no te dejaba entrar. Hasta que lo terminamos de apagar, me pasaron un paño húmedo y entré hasta donde podía respirar».

Luego explicó cómo encontró a las víctimas. El relato es escalofriante porque él se llevó por delante a Pablo Domínguez, su amigo y el padre de los pequeños que estaba en el piso.

«Lo pateé a Pablo, no veía, lo agarré, pedí ayuda a los policías que había encontrado a uno y ahí me ayudó otro chico policía, ellos lo bajaron y ahí llegaron los bomberos, que el fuego se volvía a prender y se metieron a buscar a los chicos».

Luego expresó su pesar por no poder encontrar a la pequeña Martina, amiga de su hija. Estuvo a metros de ella pero no la vio, por el humo y por la falta de luz.

«Yo como conocía la casa los trataba de guiar pero no se podía estar adentro, ahí sacaron al nene y después a María. Yo quería encontrar a la nena, es amiga de mi hija, tenían la misma edad, hacía tres días habíamos estado ella, mi hija y yo ahí mismo y estaba donde estaba el fuego, apagué el fuego y no la vi».

Pablo Domínguez y María Lara luchan por su vida. Están internados en el hospital Lagomaggiore y su estado es gravísimo.

Fuente: Jornada