Detuvieron a una mujer por una encomienda de cocaína e imputaron a un testigo por entorpecer la investigación

Agentes de la División de Lucha Contra el Narcotráfico dieron un nuevo golpe contra la droga en nuestro departamento. Esta vez secuestraron cocaína prolijamente envuelta en papel aluminio que llegó a la terminal de San Rafael, a modo de encomienda, proveniente de la Ciudad de Mendoza.
El operativo, según indicaron fuentes oficiales, se realizó hace una semana, el jueves 13, con una primera etapa en la estación de colectivos. Con el dato del arribo de la encomienda, los sabuesos aguardaron sigilosamente en el lugar y actuaron cuando identificaron el paquete sospechoso. Al revisarlo, determinaron que se trataba de un cilindro envuelto en papel aluminio que contenía cocaína. La sustancia arrojó un pesó de 210 gramos.
Al día siguiente, a partir del secuestro de la droga y con datos de quién era la destinataria, se realizaron dos allanamientos, uno de ellos en una vivienda de calle Saavedra, donde fue detenida una mujer que era la receptora de la cocaína. En dichos procedimientos, además, se incautaron dispositivos tecnológicos y otros elementos de interés para la causa.
La mujer fue puesta a disposición de la Justicia Federal, quedó imputada esta semana por infringir la ley 23.737 en su artículo 5° inciso C. Luego de la indagatoria, la fémina fue trasladada a Luján de Cuyo, donde quedó alojada en la cárcel federal.
Testigo acusado de
entorpecer la investigación
Una situación insólita surgió después del procedimiento realizado en la terminal y por el que se secuestró la cocaína. Como indica la normativa en este tipo de acciones policiales, fue necesaria la presencia de un testigo que siguió de cerca todos los movimientos de los efectivos de Narcocriminalidad.
Cuando quedó desocupado, el testigo usó su cuenta de Twitter para contar el hallazgo de los policías en la terminal, en una especie de “alerta” por si alguien debía buscar “el paquete”. Esa actitud del sujeto fue advertida por los investigadores y desde la Justicia Federal se inició una causa paralela contra el testigo, a quien en principio se lo acusó de entorpecer el proceso investigativo y luego se lo imputó por “encubrimiento agravado”, a tal punto que será investigado para determinar su posible participación en el delito de narcotráfico o si tiene relación con quienes se dedicaban a la comercialización de estupefacientes.
Voceros judiciales aseguraron a este diario que la publicación en la red social, realizada por el testigo, se viralizó a tal punto que frustró la detención de otros implicados en la investigación. Asimismo, añadieron que, con su acción, “puso en riesgo la vida del personal policial abocado a las tareas investigativas”.