Dictaron la prisión preventiva al joven que robó dos veces en el quiosco de la escuela Iselín

El juez Gabriel Ravagnani, en una audiencia desarrollada en los tribunales, dictó el arresto preventivo de Hernán Emilio Quiroga, joven que –en cuestión de días– robó en dos ocasiones en el quiosco de la escuela Iselín y en ambas fue detenido.
Quiroga está acusado por “robo agravado por escalamiento y por cometerse en poblado y en banda”.
Tras caer nuevamente en prisión, se le revocó una “probation” que le había otorgado la Justicia después de la primera captura. Ahora, después de perder la oportunidad de reencausarse, enfrenta un nuevo proceso y podría ser condenado con prisión preventiva en los próximos días.
El fiscal Javier Giaroli, a cargo de la investigación, no dudó en solicitar ayer el arresto preventivo de Quiroga. El mismo representante del Ministerio Público intervino en el primer proceso, del que el joven salió en libertad por decisión del juez Sergio González, después de permanecer 48 horas detenido.
Quiroga, junto a cómplices menores de edad, protagonizó dos robos prácticamente idénticos: accedió a la escuela Rodolfo Iselín, rompió la puerta de acceso al quiosco y robó golosinas y otros bienes de valor. En ambas intervenciones fue atrapado por la Policía, en la primera dentro del mismo establecimiento y en la segunda sobre calle Alsina, a metros de San Martín.
El joven que recientemente adquirió la mayoría de edad, enfrenta ahora una condena por “robo agravado”, un delito que no es excarcelable y podría deparar algunos años de prisión para el precoz delincuente.