Dictaron la prisión preventiva para el presunto homicida de Cuadro Nacional

Tras una audiencia desarrollada ayer se confirmó la prisión preventiva para Gonzalo Sosa, el joven de 18 años acusado de la muerte de Carlos Alberto Luna (32) en un hecho ocurrido a comienzo del mes pasado en Cuadro Nacional.
La instancia procesal había sido postergada la semana pasada porque el abogado defensor de Sosa había planteado entrevistarse de forma personal con su defendido antes de la audiencia, algo prohibido por la normativa oficial que rige en el marco de la cuarentena dispuesta para evitar la propagación de la covid-19 y que no permite el ingreso de abogados (ni de nadie que no sea interno o penitenciario) a los establecimientos carcelarios. Ayer, finalmente, se concretó la audiencia y, en ese marco y ante el pedido del fiscal Javier Giaroli, el juez Claudio Gil decidió que Sosa permanezca en prisión mientras se desarrollan las tareas investigativas para determinar su eventual responsabilidad penal en el hecho de sangre.
El hecho
Carlos Alberto Luna murió el sábado 6 de junio en la madrugada, minutos después de recibir un disparo de arma de fuego en inmediaciones del asentamiento de Cuadro Nacional. Según fuentes cercanas a la investigación, una discusión entre la víctima y Sosa (sería por una mujer) terminó con este último disparándole a Luna en el tórax. Tras el ataque, Luna fue trasladado al hospital Schestakow, donde ingresó sin vida.
Con la noticia del fallecimiento, se inició una rápida investigación comandada por el fiscal Javier Giaroli que concluyó con la detención de Sosa en su casa de la calle Las Heras, de aquel distrito. Desde ese momento, el presunto homicida se encuentra alojado en la penitenciaría local, hasta ayer en calidad de detenido (art. 284 CPP) y ahora como preso (293 CPP). En esta situación puede permanecer tres meses (con prórrogas hasta 2 años) si antes no llega a debate.
Según pudo saber Diario San Rafael, dos testigos presenciales y cuatro circunstanciales ubican a Sosa en el lugar de los hechos y el análisis de pólvora le dio positivo en ambas manos y en una campera.
Sosa está imputado del delito de “homicidio simple calificado por el uso de arma de fuego» por lo que, de ser hallado culpable, arriesga una pena de entre 10 años y 8 meses a 33 años y 4 meses de prisión.

Compartir

¿Cree que éste es un momento oportuno para promover cambios en la Corte Suprema de Justicia de la Nación?

Artículo anteriorMathus Escorihuela: “Esto es un patotamiento de las provincias justicialistas contra Mendoza”
Artículo siguienteIntentaron apuñalar a un policía en Salto de las Rosas