Dignificar

Ciertamente, cada día hay más carencia de ambientes níveos. Por eso, que no podemos fracasar, máxime cuando el laurel se lo llevan los fuertes y el desengaño los débiles. En consecuencia, es hora de conciliar otros afanes y desvelos en una escala global, cada uno desde su experiencia en la misión, que nos lleve a una línea de maduración más poética que política, más humana que deshumanizadora, más libre que esclava de ese universo de intereses que todo lo contamina de inmoralidades y vergüenzas. Bajo esta perspectiva de donarse, y hasta de perdonarse uno mismo de las andanzas pasadas, pienso que hemos llegado al instante preciso, de intentar promover estrategias conjuntas que nos dignifiquen a todos por igual. No podemos continuar por sendas de iniquidad, necesitamos vencer el aluvión de maldades que entre todos hemos cosechado, para no globalizar nuestra propia perdición como especie. Ciertamente, nadie se hace perverso de la noche a la mañana, es cuestión por tanto de repensar comportamientos y liderazgos. Y ante este cúmulo de atmosferas injustas tampoco se puede guardar silencio.

Víctor Corcoba Herrero
Escritor