Dolor por la repentina muerte de un chico de 13 años

Tomas Merelo, de apenas 13 años, murió ayer como consecuencia de un accidente cerebro-vascular (ACV), según confirmaron fuentes del hospital Schestakow.
El menor ingresó sin signos vitales al nosocomio público, pasada la 1 de la tarde del domingo, tras haber padecido el ACV, según verificaron posteriormente los profesionales.
A raíz de la tristísima noticia, hoy quedaron suspendidas las clases en la escuela Ejército de Los Andes (ENET 1). Autoridades de ese establecimiento informaron ayer que, junto a alumnos y docentes, acompañarán a la familia de Tomás, cuyos restos son velados desde ayer en cochería Guillén (Libertador 633).
La partida de Tomás fue otra de las durísimas noticias que sacudieron a San Rafael durante el domingo, luego de conocerse la muerte cerebral de Santiago Zaragoza, un chico de 17 años que fue atropellado en calle Tirasso.

Compartir

¿Quién avala la toma de tierras?

Artículo anteriorSiniestros viales: conciencia e inconciencia
Artículo siguienteLas multas a los cazadores furtivos pueden superar los $100 mil