Dos años de prisión para un joven que violó la cuarentena y agredió a policías

La Justicia condenó a un hombre que además de violar la cuarentena obligatoria, agredió violentamente a policías durante un procedimiento en Cuadro Nacional.
La audiencia fue encabezada por el juez Gabriel Ravagnani, quien comunicó al acusado una condena de 2 años de prisión, luego del acuerdo que celebraron la Fiscalía interviniente y el defensor del imputado. La sanción –para el joven de apellido Mesa– es de cumplimiento efectivo, por lo que tendrá que purgar la condena en la cárcel local.
Mesa protagonizó un violento episodio el 10 de mayo, fuera de su propiedad en calle Los Picunches al 200, en Cuadro Nacional. En esa oportunidad, fue su propia madre quien requirió la presencia policial en el lugar, a instancias de la conducta agresiva que manifestaba su hijo, totalmente “pasado de copas”.
Cuando los efectivos se presentaron en el lugar, el sujeto lanzó una caja de herramientas contra uno de los vehículos policiales, provocando daños en el mismo.
Luego de algunos minutos, los uniformados consiguieron reducir al individuo y cuando parecía que había vuelto la calma, en escena aparecieron dos amigos de quien ya estaba dentro del móvil. Con palos comenzaron a agredir a los agentes y de ese modo consiguieron liberar al delincuente, que se encontraba arrestado. Los tres escaparon del lugar y los efectivos debieron ser trasladados a la Policlínica, donde recibieron atención médica.
Pasaron algunas horas hasta que la mujer que había denunciado la amenazante presencia de su hijo, volvió a comunicarse con el CEO para informar que el revoltoso sujeto se encontraba en la vivienda. Con orden judicial, los efectivos realizaron un registro domiciliario por el que finalmente detuvieron al agresor, a quien además le secuestraron un arma de fabricación casera, comúnmente denominada “tumbera”.
En definitiva, Mesa terminó condenado por violar las disposiciones para evitar la propagación de coronavirus, por las agresiones a los policías y por el daño al móvil, agravado por ser un bien del Estado.