Dos de cada cinco argentinos tiene problemas en el hígado

Recientemente se dio a conocer que dos de cada cinco argentinos tiene problemas en el hígado por daños causados –por ejemplo– por el alcohol, hígado graso y hepatitis virales, que son los males silenciosos más frecuentes en nuestro país, sobre todo los dos primeros dos.
Según estimaciones de la Asociación Argentina para el Estudio de las Enfermedades del Hígado (AAEEH), se calcula que uno de cada 10 habitantes padece hepatitis B o C. La entidad científica también advirtió que «la pandemia del hígado graso causada por sedentarismo, diabetes, colesterol elevado y sobrepeso será la principal causa de mortalidad por enfermedad hepática y de trasplante de hígado en los próximos años».
Consultado en FM Vos (91.5), el gastroenterólogo local Guillermo Fernández comentó que “el hígado es una glándula que se encuentra en el lado derecho del abdomen, es muy noble, con muchas funciones, de síntesis, de proteína, de enzimas, de control de regulación de metabolismo y otra muy importante, que es de filtro de sustancias tóxicas”.
Agregó que “hay muchas causas que producen el daño del hígado, que es muy noble, trabaja mucho y se queja poco, en general la mayoría de las enfermedades del hígado son asintomáticas. Hay médicos que nunca les indican a sus pacientes un hepatograma. El hígado graso se diagnostica por biopsia hepática, pero estamos en una época en que la invasión al organismo se trata de minimizar. Cuando hay una característica ecográfica alterada, ya muchos acá en San Rafael sugieren que puede haber una enfermedad hepática crónica, pero sin ponerle nombre y apellido a esa enfermedad”.
El hígado graso puede ser por alcohol o por síndromes metabólicos. “Se detecta por alteraciones de enzimas o ecografías y el tratamiento depende la causa: si es alcohol, con abstinencia, y si es por otra cosa, que tiene que ver con presión arterial, diabetes, obesidad, tratando esos factores más el ejercicio y la dieta mejoran los parámetros. Cuando no alcanza ahí, hay que agregar medicación, muchos laboratorios tratan de sacar drogas específicas para el hígado graso”.
Sobre el hecho de que dos de cada cinco argentinos puede tener una enfermedad hepática, Fernández consideró que “es un número alto, porque hay muchas enfermedades hepáticas, o muchos factores de riesgo, el principal en el mundo es el alcoholismo, cuando se exceden en alcohol”.
“Otra causa –precisó– son las hepatitis virales en el mundo, pero en Argentina han dejado de serlo. Argentina fue uno de los países más innovadores en políticas de vacunación, vacunar es muy importante en hepatología, de hecho, hizo que la hepatitis A dejara de estar como causa de trasplante y fue el primer país de Latinoamérica que tuvo la política de vacunar a todo el mundo”.