Dos juicios resonantes cerrarán abril en tribunales

La semana que viene la atención estará centrada en el Poder Judicial de San Rafael, sobre todo por la realización de juicios cuyas causas se mediatizaron no solo en el departamento, sino también a nivel nacional.
Por un lado, los tribunales serán escenario del juicio a Elías Gattás, quien el 31 de mayo del año pasado atropelló y mató a Kevin Disparti para luego huir del lugar, siendo capturado casi dos semanas después, tras una intensa búsqueda policial que incluyó identikit del prófugo y revisión de cámaras de seguridad.
Gattás llega al juicio con prisión preventiva en la cárcel, debido a que si bien le otorgaron la prisión domiciliaria, esta nunca se ejecutó debido a que la propiedad que ofreció se encontraba fuera del sistema de cobertura del Servicio Penitenciario de Mendoza, situación que generó polémica y evidenció la desigualdad de criterio que existe respecto a ese régimen de privación de libertad.
El conductor que embistió a Disparti llega acusado de “homicidio culposo por conducción antirreglamentaria”. El objetivo de la familia de Kevin es que la situación de Gattás se agrave, por lo que el abogado Diego Díaz, querellante, prevé solicitar el cambio de carátula y una pena mayor para el automovilista.
Otra causa resonante que llega a juicio es la del ex cura Fernando Yáñez, a quien se lo acusa de abuso sexual simple en perjuicio de menores y agravado por tener la guarda sobre ellos en el hogar San Luis Gonzaga de Monte Comán.
El caso de Yáñez llegó a medios nacionales cuando se filtró un audio donde aseveraba que «como hombre, muchas veces necesitaba cariño», en medio de una investigación tras una denuncia por abuso formulada por dos internos del hogar.
Yáñez, desde que se hizo pública la causa, sostiene que es todo «un entramado de la DINAF» en respuesta al reclamo de una abultada deuda que el organismo provincial mantiene con el hogar de menores. Además afirmó que uno de los testigos «fue comprado a cambio de 45 mil pesos».
El juicio se espera con expectativa, pues no es habitual que un miembro de la Iglesia católica se siente en el banquillo de los acusados y con una acusación tan grave en su contra.
Así cerrará abril en los tribunales de San Rafael, dándole la bienvenida a otro mes que –ni más ni menos– tendrá el primer juicio por jurado en la historia de San Rafael y, posiblemente, de Mendoza, en caso que se posponga el inicio del debate contra Sebastián Pocoví en la capital provincial. Del 7 al 10 de mayo será juzgado Damián Ortega por el femicidio de Florencia Peralta, proceso se desarrollará ante la presencia de 12 ciudadanos que deberán determinar la culpabilidad o inocencia de Ortega en el hecho que lo tiene como acusado.