Dos marcas chinas van por el liderazgo de Samsung y Apple

Al unísono, las últimas estadísticas referidas a las ventas globales de celulares subrayan el avance de Huawei y Xiaomi, dos marcas chinas, en contraste con el estancamiento de Samsung y Apple, los dos mayores fabricantes del mundo. En rigor, en el segundo trimestre del año, por primera vez Huawei logró desplazar a Apple como la segunda marca del mercado, aunque los analistas creen que la marca de la manzanita mordida recuperará la posición cuando lance la próxima versión del iPhone, posiblemente en septiembre próximo.

Según datos de la consultora Counterpoint, entre enero y junio de este año la coreana Samsung vendió casi 150 millones de unidades, superando ampliamente a sus dos principales competidores (Huawei y Apple), que despacharon la misma cantidad de equipos (93,5 millones). Con respecto al mismo período del año pasado, el podio casi no cambió pero sí las tendencias. Mientras que las ventas de Samsung cayeron 7% y las de Apple prácticamente se estancaron (una leve suba del 2%), Huawei registró un crecimiento del 28%.

En el cuarto lugar aparece otro coloso chino: Xiaomi, cuyas ventas aumentaron 64% en el primer semestre (60 millones). Y más atrás también figuran dos fabricantes de esa misma procedencia, Oppo y Vivo, que registran caídas de 9% (51,6 millones) y 6% (45,5 millones) con relación al mismo lapso de 2017. El consultor especializado Enrique Carrier considera que “lo de Huawei es meritorio considerando la resistencia que encuentra en EE.UU., pero capitalizó muy bien mercados, en algunos casos menos ricos, pero de gran volumen como China o India”.

Carrier remarca que el estancamiento de Apple tiene su lógica, ya que la marca apunta a los segmentos más altos.“Domina en materia de beneficios, pero el tamaño de ese mercado, grande a nivel global, tiene un límite. Por eso no crece. Ya lo saturó y el suyo ahora es un negocio de reposición. Muy rentable, pero sin crecimiento en volumen”, sostuvo.

Tina Lu, analista de Counterpoint, rescata el gran rendimiento que tuvo Huawei en el segundo trimestre. “Logró vender más unidades que Apple, ocupó el segundo lugar del ranking y rompió por primera vez en la historia el binomio de Samsung y Apple”, señaló. Sin embargo, aclaró que “para Apple el segundo trimestre es tradicionalmente el más bajo”. Si bien espera una recuperación en las ventas de iPhones para lo que resta del año, Tina Lu subraya que “los volúmenes de Huawei están creciendo en forma sostenida mientras que los de Apple están más estancados”.

Los smartphones es la categoría más dinámica de la alta tecnología. Analistas y fuentes del sector coinciden en que se trata de una categoría madura, con altos niveles de penetración. La competencia, hoy, está centrada en las regiones más relevantes. En este sentido, los principales mercados de Samsung son los Estados Unidos y la India. Los de Apple, EE.UU. y China. Y los de Huawei, China y Rusia.

En el contexto actual, los expertos interpretan que hay un freno el ritmo de innovación (los nuevos modelos de alta gama se parecen mucho a los anteriores) y que eso permite el avance de los teléfonos chinos, cada vez más competitivos en diseños y precios. “La escasa innovación en el hardware produjo un alargamiento de los períodos de reemplazo”, dice Carrier, por lo cual el precio de las terminales cobra más importancia.

Lo de Huawei es notorio ya que el gigante chino apostó a desarrollar su propia marca, con diseños y fuertes inversiones en publicidad. Sin embargo, tiene trabas para ingresar en los Estados Unidos, un mercado de casi 330 millones de habitantes, un ticket promedio muy alto y con las operadoras de telefonía subsidiando fuertemente la venta de equipos atados a planes con factura. “Las marcas líderes están perdiendo terreno contra las chinas y empiezan a dar batalla en segmentos medios y altos, lo cual impacta en las ventas de los modelos top”, interpreta Sebastián Novoa, analista de IDC.

Una fuente de la industria describió el mismo panorama.En resumen, dice que las marcas chinas vienen creciendo en su región de origen, pero al mismo tiempo tienen dificultades para crecer en los mercados occidentales y también en Latinoamérica. “Crecer en China o India, donde hay muchas oportunidades, te incrementa mucho el porcentaje a nivel global. El problema es crecer por fuera de esas regiones”, dijo.

De todos modos, el dato es que las ventas mundiales de celulares en el primer semestre de 2018 cayeron 2% (360 millones de unidades). El año anterior, según datos de IDC, el ranking global lo lideró Samsung (369 millones de equipos), seguido por Apple (215 millones) y Huawei (154 millones). En la Argentina, el predominio es mucho mayor y Apple, por caso, tiene una presencia testimonial, al menos en el mercado formal. En lo que va del año, Samsung lidera con el 55,7% de las ventas, seguido por Motorola (18,7%), LG (11%) y Huawei (5,4%). Las 4 líderes concentran el 91% del mercado local.

En Samsung consideran que el desarrollo de las marcas y los posicionamientos son provisorios. En tal sentido, resaltan que son líderes desde 2011, cuando desplazaron a “la vieja Nokia” y que están acostumbrados a resolver los desafíos propios de una categoría muy competitiva. “Desde hace años marcamos tendencia en diseño y somos proveedores de pantallas y procesadores para la mayoría de las marcas rivales”, dijo al Económico Bruno Drobeta, jefe del área Mobile de Samsung Argentina.

En el plano mundial, Huawei logró imponerse a Apple. Pero al mismo tiempo, Apple se convirtió en la primera empresa en la historia en ser valuada en más de US$1 billón, con sus célebres iPhones de estandarte. Dos datos y dos lecturas posibles.