Dos proyectos sanrafaelinos se sumaron al Mendoza TEC asociativo

El programa Mendoza TEC asociativo es una propuesta que tiene como objetivo vincular los diversos componentes del ecosistema científico y tecnológico de Mendoza.
Las propuestas buscan desarrollar soluciones innovadoras a problemáticas de los sectores productivos primario, industrial o de servicios. En total fueron 19 y dos de ellas corresponden a nuestro departamento.
El concurso forma parte de un Programa financiado a través del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Prevé la entrega de 600.000 dólares para los ganadores de la convocatoria, que podrán financiar hasta el 70% del valor total de los componentes del proyecto, con un máximo de hasta 200.000 en la moneda estadounidense.
Una de las propuestas sanrafaelinas es de la Cámara de Comercio, Industria y Agropecuaria y tiene que ver con la producción. La iniciativa se denomina “innovación agropecuaria con compromiso ambiental para aumentar la competitividad de la cadena ganadera”, haciendo hincapié en un segmento que ha tenido mucho crecimiento en el departamento en los últimos años.
La segunda iniciativa que participa por San Rafael está vinculada al turismo, y apunta a “Desarrollo de software para ventas on line”. El mismo fue presentado por la Cámara de Turismo de San Rafael con el objetivo de seguir avanzando en los sistemas de comercialización sanrafaelinos para un sector muy golpeado por la pandemia y que espera repuntar una vez que se permita la apertura.
Ahora, los 19 proyectos serán evaluados por especialistas de las áreas de tecnología, negocios y gestión de proyectos, de acuerdo a los siguientes criterios de evaluación: antecedentes del postulante; objetivos, justificación y resultados esperados; esquema e impacto asociativo; efectos económicos y productivos; valor innovador; aspectos técnicos y aspectos económicos y financieros.

 

Compartir

¿Quién avala la toma de tierras?

Artículo anteriorRige el alerta para el control de la grafolita en las fincas del departamento
Artículo siguienteLa pobreza sigue lacerándonos