Dos sanrafaelinos en Palma de Mallorca

Han logrado crecer profesionalmente y aprecian el lugar donde viven

Los sanrafaelinos Noelia Balmaceda y Mauro Sáez viven en una de las islas que pertenece a la Conselleria de Baleares, Palma de Mallorca. Esta hermosa isla, que recibe cientos de turistas al año, está compuesta por tres islas más: Menorca, Ibiza y Formentera.

“Es un lugar sobre todo turístico, donde se encuentra un verdadero paraíso de playas con agua cristalina”, comentó Noe desde el continente europeo a Diario San Rafael, y agregó QUE “no es muy grande, pero la afluencia de turismo es infinita y está cada día más lleno de gente por aquí”.

Estando en San Rafael, Noe y Mauro fueron novios en la adolescencia. Sin embargo, por la crisis del año 2001, como muchos argentinos, Mauro decidió dejar el país. “Cada uno siguió su vida, él tenía pareja y vivía en Mallorca, yo continué con mi vida en San Rafael. Pero al cabo de unos años nos encontramos otra vez en San Rafael, yo me estaba separando de mi pareja en ese momento, y él había viajado al pueblo con su novia”, detalló sobre la historia que los une.

Y continuó: “El encuentro nos marcó un poco las ideas y el destino, porque al cabo de tres meses decidimos darnos una oportunidad y volvimos a empezar. Teníamos mucho que perder y teníamos que volver a conocernos, porque después de 10 años viviendo en lugares y culturas diferentes, habíamos cambiado, y mucho”.

Primero pensaron que lo mejor sería que Mauro regresara al departamento. Aun así optaron por que ella viajara a Mallorca. “En octubre de 2013 armé una maleta con lo que pude meter y me tomé un avión a un país nuevo, donde sólo lo conocía a él. Ahora acá estamos, cinco años han pasado ya, tenemos un hijo hermoso y estamos esperando el segundo”.

Noe encontró un trabajo pocos días después de llegar a la isla, en la administración de una empresa que se dedica al traslado y limpieza de autos de alquiler. “Cada vez he ido involucrándome más en la empresa y la verdad estoy donde nunca creí que iba a llegar. En cuanto a Mauro, trabaja en el servicio de emergencias del Gobierno de Mallorca como paramédico”, agregó.

Sobre la cultura, señaló que “algo que me sorprende mucho es que aun viviendo en España, la cuna de la lengua castellana y de la Real Academia, aquí cada isla tiene un idioma. En Mallorca se habla mallorquín, en Ibiza se habla ibicenco, en Menorca y Formentera el menorquín y es así vayas a donde vayas en todo el país”.

Finalmente dijo que la gastronomía es “increíble”, que “tiene la mejor variedad de mariscos que he probado, la paella es lo más rico y ni hablar del jamón ibérico. Se come bien, pero siempre, una vez cada 15 días o cada semana, hacen falta unas empanadas o un buen asado”.