Drogas: una lucha que requiere el esfuerzo de todos

Que San Rafael ya no es un “lugar de tránsito” para las drogas como lo era antaño es una realidad evidente. Nuestro diario informa habitualmente sobre secuestro de estupefacientes, redes de narcotráfico que extienden sus tentáculos hasta nuestro territorio y las autoridades admiten que el consumo de estas sustancias prohibidas es un fenómeno ya instalado entre los sanrafaelinos.
Parece ser este, entonces, un buen momento para reflexionar sobre la importancia que tiene el compromiso de toda la sociedad en la lucha contra este flagelo, que sigue poniendo en grave peligro la salud y la seguridad de nuestra población.
Un reciente estudio de Unicef sobre el consumo de estupefacientes observa que si algunas personas consumen drogas hasta llegar a una situación en la que no pueden manejar sus vidas, es necesario interrogarse no sobre las sustancias, sino sobre las motivaciones que tienen esas personas para consumirlas de ese modo. Los especialistas advierten entonces que en el análisis del problema hay que contemplar los motivos que llevan al consumo de drogas, que pueden conducir a las personas a tal conducta y los factores ambientales que pueden constituir una parte importante de estos motivos. En ese sentido, el informe de Unicef hace referencia al problema del exagerado consumismo que experimenta la sociedad actual y sostiene que es importante resaltar que los y las jóvenes y muchos adultos han sido socializados en el consumo como modo de satisfacción de sus deseos y necesidades.
Tiempo atrás, la Organización de Naciones Unidas advirtió que, pese a los esfuerzos de la comunidad internacional, el problema mundial de las drogas, además de poner en peligro la salud y la seguridad pública, también amenaza la seguridad nacional y la soberanía de los Estados. Es por eso que todos los sectores de la comunidad deben tomar conciencia de los efectos que produce el consumo de sustancias que son altamente nocivas para la salud y asumir el compromiso de luchar, cada uno desde el lugar que ocupa, contra esta grave calamidad.