Duras críticas de la Sociedad Rural de Valle de Uco por el intento de modificar la ley

El embate contra le ley 7.722 sigue generando repercusiones y muchas voces que advierten el peligro ambiental que significa darle vía libre a los grandes emprendimientos mineros y a las correspondientes sustancias tóxicas.
Desde la Sociedad Rural de Valle de Uco fueron muy críticos con la idea de modificar esta norma y con quienes defienden esta nueva cara de Mendoza bajo la bandera de “diversificar la matriz productiva”.
Mario Leiva, presidente de esa entidad, dijo a FM Vos (94.5) y Diario San Rafael que la 7.722 “no es una ley que regula la minería, es una ley ambiental consensuada por un universo de gente que participó del cuidado del agua. Desde que se aprobó la ley, el lobby minero no dejó de actuar en contra de la misma, a tal punto que tuvimos que tener una resolución de la Corte Suprema que votó a favor de la ley. No prohíbe la minería, sino las sustancias que podrían contaminar el agua”.
Leiva advirtió que los peligros no son solos los derrames. “Ahora parece ser el mesías de nuestra provincia una industria que contamina, no es un peligro solo porque podríamos tener un derrame, la evaporación de esas piletas de lavado de mineral son las que contaminan los cerros y después pasan a la napa freática por lluvia o nieve y devienen en arsénico; esto está probado a nivel mundial, en el único lugar que parece que no se está conociendo es en Mendoza”.
El dirigente fue crítico con cámaras empresariales de la provincia y señaló que “consideramos que el agua es un recurso estratégico para un sistema productivo instalado y hay una escasez de agua que no podemos compartir con una industria que usa muchísima agua. Aquellas cámaras que no entendieron, como la de San Rafael, están equivocadas y los vamos a hacer responsables de las posibles contaminaciones en el futuro, como a la Cámara de Tunuyán y la FEM, responsables de este acto, no se puede comprender cómo han cambiado de opinión tan rápidamente”.
Leiva sembró dudas sobre el momento en que se impulsa este tema al expresar que “los productores, al estar en plena cosecha, no tenemos tiempo ni dinero para estar permanentemente haciendo lobby”.