Economías regionales: soluciones de fondo se requieren

Constituyen uno de los tópicos más recurrentes (e incumplidos) en las plataformas electorales de las últimas décadas. Las economías regionales se encuentran desde hace años en el centro de la escena y no justamente por mostrar un presente floreciente, sino por todo lo contrario.
A fines del tristemente célebre 2018 económico, la entidad agropecuaria Coninagro indicó que ocho actividades de economías regionales concluyeron el año en crisis. En su informe, titulado “El semáforo de las economías regionales”, la entidad remarcó que las causas del fenómeno fueron el aumento de los costos de producción, atrasos en los precios y la baja en el consumo. Así, las actividades en estado más crítico fueron la del vino y el mosto (por sobreoferta y precios “increíblemente” bajos), la de la papa (por “precios nominales de hace un año y costos por encima de la inflación”) y la de la lana (por precios bajos y caída en las exportaciones). Otras actividades afectadas fueron la de cítricos, forestal, hortalizas, peras y manzanas, y tabaco. Además, el informe concluyó que “de las 19 economías relevadas, la suba de los costos fue superior al aumento de los precios en 15 de ellas. Esto produjo un deterioro de los resultados”.
La semana pasada, el presidente Macri realizó anuncios que fueron presentados desde su entorno comunicacional como “muy importantes para las economías regionales”. En la práctica, el mandatario informó que “ningún empleador (de economías regionales) va a pagar impuestos al trabajo por empleados que cobren hasta 17.500 pesos” y agregó que las cargas por quienes superen ese monto serán “solo por la diferencia”. Para poner en contexto, en Mendoza por caso, la medida repercutiría en solo el 16% de los salarios.
El anuncio generó diferentes reacciones, muchas de ellas influidas por la posición política del eventual opinante. Si este es el primer paso de muchas otras acciones necesarias para paliar la crisis, es válido. Sin embargo, y en coincidencia con la opinión de los especialistas más ecuánimes, la medida parece ser apenas “un parche” dentro de una situación alarmante y generalizada. El tiempo dirá…