Eduardo Lucero: mucho más que un “policía mediático”

Durante mucho tiempo, el cabo –ahora retirado– Eduardo Lucero fue el “nexo” entre la fuerza policial de la provincia y los medios de comunicación. Para recordar aquel tiempo en que su voz era la más conocida de la Policía de Mendoza –al menos en el Sur provincial–, brindó una entrevista a FM Vos (94.5) y Diario San Rafael.
En nuestro departamento existía la Oficina de relaciones policiales en la que trabajaba el cabo Lucero junto a un compañero, armando un parte diario que luego repartía él en los medios. Pero alrededor de 2003 hubo algunos cambios entre las autoridades de la fuerza, llegando a ocupar los máximos cargos, personas con experiencia en la vinculación entre el organismo y los medios de comunicación. Se ordenó entonces, que las noticias policiales las diera el cabo en vivo, para que se emitiera la información de manera clara, precisa y que el periodista pudiera hacer alguna pregunta. “Me encomendaron la misión a mí, porque al compañero que yo tenía le dieron otro destino. Fue un desafío; al principio me asusté porque era algo que nunca había hecho ni imaginaba que podía hacer; pero gracias al apoyo de periodistas de aquella época, pudimos comenzar con ese trabajo y a Dios gracias terminé jubilándome en esa oficina”, dijo.
Recordó que en esa época, trabajaba ya Diario San Rafael –dirigido en aquel entonces por Ricardo Jarur–, habiendo sido uno de los primeros medios escritos con los que se empezó a trabajar desde la Policía. “En ese entonces estaba Mario Limeses, uno de los maestros que tuve para poder llevar a cabo este trabajo junto a Alejandro Sosa y otros periodistas”, destacó.
Con el paso del tiempo, el cabo se dio cuenta de la marca dejada debido a que aún es reconocido en la calle por haber tenido ese rol mediático. Considera que si bien dentro de la fuerza puede haber sido “un policía más”, en la sociedad ocupó un lugar especial.
Desde el punto de vista profesional, señaló que siempre intentó explicar los hechos policiales de la manera más natural y simple posible, a fin de ser entendido por la mayoría de los oyentes.
El cabo Lucero se jubiló y aceptó lo más enteramente posible el cambio de la vida policíaca a la social. Para ello, recibió el apoyo de sus seres queridos que le han permitido hoy, tener una vida óptima. Junto a su esposa forma parte del Movimiento Familiar Cristiano, siendo laicos que trabajan para la Iglesia Católica administrando un camping de Valle Grande que pertenece a esa institución. “Es un trabajo ad honorem que tomamos como un apostolado, un servicio que hacemos y que nos pone bien”, manifestó, y añadió que “Dios paga el doble del sacrificio hecho”.

Compartir

¿Cree que éste es un momento oportuno para promover cambios en la Corte Suprema de Justicia de la Nación?

Artículo anteriorUn joven sanrafaelino es ejemplo de humildad, esfuerzo y perseverancia
Artículo siguienteTerapia CAR-T para lograr células que reconozcan y ataquen a las cancerosas