EE.UU.: Desapareció hace 6 años y encontraron su cuerpo en un refrigerador

La desaparición de Heather Anne Lacey fue una incógnita durante seis años para su familia y amigos. La mujer fue vista por última vez en 2013 y ahora su cuerpo fue encontrado al interior de un congelador que fue llevado a un depósito de metales reciclados. La identificaron gracias a sus huellas digitales.

La familia de la joven, de 30 años, contó que tuvieron contacto con ella por última vez el 21 de noviembre del 2013 en el área ubicada entre Hallandale Beach y Hollywood, lugar donde vivía. Desde entonces nada se supo de Heather hasta mediados de marzo de este año.

El macabro descubrimiento fue realizado en un almacén de chatarra ubicado en Margate, Florida, por la propietaria del lugar, Lilian Argueta. Fue ella quien dio la alerta a la policía del hallazgo de un cadáver en un congelador que se encontraba desde hacía un mes en uno de sus depósitos.

Según el relato de la mujer, estaba revisando el depósito cuando, al abrir el congelador, vio los restos. “Pensé que era una bruja o un maniquí”, narró la mujer de 55 años al Sun-Sentinel.

¿Cómo llegó el cuerpo hasta el depósito?

Los restos no hubieran sido descubiertos de no haber sido por la muerte deJonathan Escarzaga, de 36 años. El cadáver en estado de descomposición de Escarzaga fue hallado en febrero en un apartamento cerca de allí, en Hollywood, Florida.

El administrador del apartamento donde vivía el difunto contrató a la empresa de Argueta para que removiera el congelador y otros electrodomésticos. Argueta guardó las máquinas en un depósito y abrió el congelador un mes después.

No obstante, esto no relaciona directamente a Escarzaga con la muerte de Heather o con el encubrimiento del cadáver, afirman medios locales. La policía aún realiza las averiguaciones correspondientes si es que tenía algún vínculo con ella.

Escarzaga era un mecánico de aviones independiente que tenía un tatuaje que decía «No me arrepiento» en su brazo izquierdo.

El pedido de la familia

Al enterarse del hallazgo, la familia de la mujer ha exigido que se esclarezca lo que sería un posible asesinato. Ellos acusan a las autoridades de no buscar cómo debería ser a Heather y de restarle importancia a su desaparición desde un inicio.

La desatención del caso por parte de la policía se debería a los antecedentes de la víctima cuando era mucho más joven. Según contó su hermana Amber a CBS Miami, Heather dejó la universidad al enterarse que quedó embarazada y tras dar a luz fue internada, tiempo en el que, debido al suministro de un medicamento para recuperarse de la cesárea, empezó a desarrollar una adicción a las drogas.

Tras caer en este bajo mundo, la vida de Heather se tornó cada vez más caótica. Su familia la buscaba en las calles y muchas veces demoraba muchos días en retornar a casa, por lo que se supo que incursionó en la prostitución. Asimismo, fue varias veces arrestada por diversos delitos.