EE.UU.: La motivadora historia de una mujer que nació sin brazos, es piloto y una gran deportista

Se trata de Jessica Cox, de 36 años. Es oriunda de Sierra Vista, Arizona (Estados Unidos). Pese a que su madre tuvo un embarazo y parto sin complicaciones, Jessica nació sin sus dos brazos. Pero eso no le resultó un impedimento para hacer lo que quería: es piloto, hace taekwondo y bucea.

“Mi madre estaba devastada. Pero realmente me ayudaron a animarme a salir y a probar, a resolver cosas y a querer ser independiente“, relató la joven que da charlas motivacionales basada en su habilidad para volar aviones, bucear y practicar taekwondo. Todo lo aprendió a hacerlo con sus pies.

Sorprendentemente, Jessica contó que de chiquita le tenía miedo a los aviones y a la sensación de volar. “Cada vez que subía en vuelos comerciales cuando era niña, solo rezaba a Dios para que me cuidara”, relató. No obstante, dentro de un avión chico, su percepción cambió y algo dentro de su cuerpo se movilizó: “El piloto me llevó al frente del avión. El avión tiene controles duales… quitó las manos del control y me dejó volar”.

La joven piloto obtuvo en el año 2015 los títulos de licenciada en psicología y en comunicaciones en la Universidad de Arizona. Luego de graduarse empezó a practicar para ser piloto. Lo que se le dificulto fue hallar la forma de adaptarse para conseguir manejar el avión. “Tenía numerosos instructores de vuelo y colaboradores en mi entrenamiento para resolver esto. Por lo tanto, fue un proceso de tres años averiguar a través de prueba y error lo que funcionaría”, comentó.

Por otro lado, necesitaba también un avión que se adecuara a ella. Hasta que finalmente encontraron el Ercoupe: “Saqué esta foto de un avión y la puse en el fondo de mi computadora, y solo recuerdo haber mirado ese avión. Fue el avión en el que finalmente me certifiqué. Pero levantando esa foto en esos momentos de duda, y solo imaginando volar un avión, a pesar de que en este momento no era una realidad, hizo que la realidad se hiciera realidad”.

Exitosamente en el 2008, Jessica fue certificada por la Administración Federal de Aviación para volar un Ercoupe, un avión deportivo ligero. “Hubo muchas preguntas. Hubo muchas preocupaciones. Hubo muchas dudas sobre si esto era posible”, expresó.

Cuando le preguntaron porque no utilizaba prótesis, ella dijo que nunca logró adaptarse: “Desde el principio me sentí incómoda. Pensaba que mis pies eran mejores”.

De esta manera, logró hacer todo con los pies. Además, también es buceadora certificada y cinturón negro de tercer grado en taekwondo, y viajó a más de 20 países como oradora motivacional.

“A menudo pienso en si podría regresar, cambiar mi vida y nacer con brazos. En primer lugar, mi vida sería completamente diferente, y una de las cosas que es tan poderosa es que vivo mi vida de la forma en que lo hago, tiene un impacto tremendo en otras personas. He tenido modelos a seguir y líderes. Y como lo he hecho, ahora es mi responsabilidad ser lo mismo para la próxima generación”, reflexionó.