Efecto pandemia: se disparó la venta de piletas en Mendoza

La incertidumbre que genera la reactivación del turismo hizo que se dispararan las consultas y las ventas de piletas en Mendoza, tanto las llamadas de material como las de lona.

Según señalaron los empresarios del sector, la pandemia los benefició con más mendocinos pensando que deberán pasar el verano en casa, sin posibilidad de acceder a los centros turísticos o ante el miedo de contagio de coronavirus en clubes o natatorios.

 

 

 

Imagen ilustrativa

 

“La temporada se adelantó y recibimos consultas desde hace meses”, aseguró la gerenta de una casa dedicada a la fabricación de piscinas de natación con más de 20 años de experiencia.

Las que más piden son las 7 metros de largo por 3 de ancho, construidas de hormigón y que están listas, por lo general, en 5 semanas. En cambio las que son de plástico reforzado con fibra de vidrio se colocan en el día con la realización del pozo, retiro de la tierra e instalación eléctrica.

La inversión 

Una empresaria del rubro afirmó que la tendencia viene en alza desde abril, con la reactivación de la obra privada en Mendoza, y tuvo un repunte sostenido desde junio.

“Existen varias razones de que un mayor número de familias hayan optado por tener una piscina en sus casas este año. Saben que con la pandemia van a pasar en casa el verano y otros decidieron invertir lo que tenían ahorrado para vacaciones o, incluso, para la fiesta de 15 años de la hija”, precisó.

 

 

Otro fabricante, puntualizó que además de duplicarse las ventas, se cuadruplicaron los pedidos de presupuestos. “La gente que tiene ahorros en dólares decidió aprovechar la diferencia cambiaria a su favor y comprar una pileta por la mitad del precio que salía la temporada anterior”, sostuvo.

Instalar una pileta de fibra de vidrio cuesta entre $150.000 (los jacuzzi) a $400.000 (el modelo estándar de 6 por 3 metros). Mientras que las de hormigón, que se presentan como más resistentes y con mayor durabilidad, parten de los $300.000.

Por su parte, las de lona figuran entre las opciones más económicas y adaptables a cualquier patio van desde los $7.000 (2.000 litros) a los $70.000 (11.000 litros).

Faltante de filtros y bombas

Uno de los obstáculos que presenta la demanda de natatorios en todo el país es el faltante de filtros y bombas, entre otros insumos. “Esperamos que la semana que viene comience a activarse la distribución de estos productos”, sostuvo el empresario.

Según detalló venían acostumbrados desde hace años a un ritmo de trabajo y en los últimos meses el crecimiento ha sido exponencial en todo el país.

 

 

Qué hace falta para instalar una piscina

  • Un lugar con las dimensiones adecuadas al tamaño de la pileta que se quiera instalar.
  • Dependiendo del sistema que se elija de climatización, material y sus proporciones, quien quiera tener una pileta debe pensar en una inversión promedio de $300.000 (en el caso de una de 6 por 3 metros).
  • La empresa es la encargada de hacer el pozo -ya sea a mano o con maquinaria, de acuerdo a los accesos que tenga la vivienda- y colocar el producto, con la ayuda de una grúa si se trata de una pileta de fibra de vidrio. Para luego hacer el llenado.
  • En cuanto al mantenimiento, se ha simplificado mucho en el último tiempo gracias a los productos químicos y a la tecnología.

Fuente: El Sol