SECCIONES
  • Detrás de una gran teoría hay siempre una intuición.| Albert Einstein

martes 29, de noviembre , 2022

El aborto legal se aprobaría en Diputados y en el Senado habría pelea voto a voto

En su discurso ante la Asamblea Legislativa que abrió el 138 período de sesiones ordinarias del Congreso, Alberto Fernández, se convirtió en el primer presidente en enviar un proyecto de ley para legalizar el aborto en la Argentina. Si bien era un anuncio que se esperaba, no es un dato menor el impulso desde el Ejecutivo porque anticipa un involucramiento político que podría ser la clave para destrabar la aprobación final de la norma que en 2018 pasó el filtro de la Cámara de Diputados pero fue bloqueada por el Senado.

Las palabras del Presidente en el Parlamento desataron la euforia de los legisladores, ministros, intendentes y dirigentes que lo escuchaban (y apoyaban), pero también se trasladó a la calle, en donde la militancia se congregó para seguir el discurso. Muchos lo definieron como lo más sobresaliente de la exposición junto con la reforma de la Justicia y esto inmediatamente se tradujo en optimismo e ilusión como nunca antes en los colectivos de mujeres que históricamente dieron la lucha para que la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) se convirtiera en realidad.

Con la presentación inminente del texto -Fernández dijo que sería en los próximos diez días- la gran duda pasa por cuántas posibilidades reales tiene de convertirse en ley. Por eso, el portal Infobae realizó un relevamiento para saber cómo votaría cada diputado y cada senador y el resultado alimenta la esperanza verde.

Diputados

Aquí el panorama es bastante alentador y hasta podría conseguirse una media sanción con mayor amplitud que en 2018. Si bien los integrantes de la Cámara baja son 257, el “poroteo” hay que hacerlo sobre 256 porque el presidente del cuerpo, Sergio Massa, no vota a menos que se dé un empate.

Así las cosas, el resultado del debate sería 113 votos a favor y 99 en contra con 44 indecisos que son todos diputados que ingresaron en el último recambio parlamentario y aún no hicieron públicas sus posturas.

La semana pasada, los “verdes” tuvieron buenas noticias gracias a la ley de Paridad de Género porque se definieron los tres reemplazos de los legisladores que dejaban vacantes sus bancas. Por Juntos por el Cambio entraron Adriana Cáceres en lugar de Guillermo Montenegro, que había votado en contra en 2018, y José Patiño por Elisa Carrió, también militante de “las dos vidas”. Los dos nuevos integrantes votarán a favor.

Por el lado del Frente de Todos, Liliana Schwindt ocupará el lugar del canciller Felipe Solá. Aquí no hubo cambios ya que el ex gobernador había votado a favor de la ley y su reemplazante hará lo mismo.

Únicamente contando los diputados relevados, el Frente de Todos, con 67 votos, es claramente una bancada más “verde” que Cambiemos, que aporta 41. Un dato llamativo es que en el bloque de José Luis Ramón (Unidad Federal para el Desarrollo) 7 de sus 8 integrantes son “celestes”.

De los indecisos, 27 corresponden al Frente de Todos, 14 a Juntos por el Cambio y 3 al Interbloque Federal que lidera Eduardo “Bali” Bucca. Esto quiere decir que, más allá de cómo termine inclinándose la balanza en la oposición, el oficialismo cuenta con la ventaja de que si buena parte de su bloque se abroquela detrás de la decisión política de Alberto Fernández, al menos en la Cámara baja la discusión estaría saldada.

Por eso, será clave el rol de Máximo Kirchner como articulador puertas adentro del bloque y para transmitir un mensaje sólido hacia el Senado, en donde su madre, Cristina Kirchner, deberá encasillar al peronismo para revertir lo ocurrido dos años atrás.

Senado

Si bien los números están ajustados, el optimismo es mayor que en 2018 por varios motivos. El primero, que la diferencia es bastante menor. En aquel entonces, el no al aborto triunfó 38 a 31. Ahora, acorde a lo recolectado por este medio, la discusión estaría en 35 a 32 con cinco indecisos, de los cuales al menos dos votarían a favor. Un dato a tener en cuenta es que José Alperovich (en contra) no estaría habilitado para votar por estar suspendido debido a la denuncia por abuso sexual en su contra. Esto dejaría el resultado preliminar en 34-32.

El grupo de indecisos lo componen tres senadores del Frente de Todos, uno de Juntos por el Cambio y Lucila Crexell, que se abstuvo en 2018. Los cuatro restantes no participaron del anterior debate.

La segunda variable, y a la que más apuesta el Ejecutivo, es la decisión política a favor de la ley que, consideran en Casa Rosada, no existió hace dos años, cuando Mauricio Macri habilitó el debate pero no se involucró.

La tercera, muy ligada a la segunda, es la composición del Senado. No solo ahora la presidenta es Cristina Kirchner -que votará favorablemente en reemplazo de Gabriela Michetti, ferviente militante “celeste”- sino que el bloque del Frente de Todos tiene 41 miembros, es decir, la mayoría.

Aunque hay plena consciencia de que la discusión del aborto atraviesa a toda la sociedad y es un tema en donde el voto es muy personal y tal vez la identidad partidaria pierda peso, en el Gobierno saben que, con la votación tan finita, la capacidad de influir existe.

En la Cámara alta persiste la diferencia ideológica entre el oficialismo y la oposición. De los 32 a favor, 21 son del kirchnerismo y tan solo 10 del macrismo. El Frente de Todos también tiene varios senadores en contra (17) que corresponden a los representantes de las provincias más tradicionales como Santiago del Estero, Salta y Formosa. Pero, al igual que en Diputados, esto de alguna manera lo favorece para poder negociar o que cambien su voto o que se abstengan.

Fuente: Marcos Shaw/Infobae

Download PDF

Click para descargar o imprimir la nota

La información justa siempre con vos!

MÁS LEÍDAS

MÁS LEÍDAS

Noticias Relacionadas

¡Bienvenido de nuevo!

Inicie sesión en su cuenta a continuación

Recupera tu contraseña

Ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico para restablecer su contraseña.

Agregar nueva lista de reproducción