El abuelo de la bebé asesinada a golpes en Rivadavia indicó que ya le había visto marcas en sus brazos

Este martes se conoció la terrible noticia de la muerte de Naira Ortiz, la bebé de un año y 9 meses asesinada a golpes. La autopsia arrojó que la pequeña tenía las costillas fracturadas y lesiones internas en los riñones, intestinos e hígado.

Mientras las autoridades buscan determinar dónde ocurrió la brutal golpiza, la mamá de la pequeña, María Isabel Ortíz y su pareja, Miguel Ávila, fueron detenidos.

Además de los médicos que realizaron la necropsia, se espera que puedan declarar una tía de la pequeña y su abuelo. Fue este quien afirmó que anteriormente le había visto marcas en los brazos a la pequeña.

Desde la Unidad Investigativa de Rivadavia allanaron una finca en La Colonia, Junín, donde la pareja y la pequeña estuvieron del 13 al 20 de junio. Luego se trasladaron a otra finca pero en Los Campamentos, Rivadavia.  En alguna de estas dos locaciones se habría producido la fatal golpiza.

Todo comenzó el sábado cuando María Isabel Ortíz llevó a su hija al Hospital Saporitti, de Rivadavia, descompensada. Por la gravedad de su cuadro decidieron trasladarla al Perrupato, de San Martín, donde los médicos vieron marcas en su cabeza y pecho. Ante esto sospecharon que se trataba de una situación de maltrato y radicaron la denuncia. Finalmente el domingo, cerca de las 15, Naiara murió en el Hospital Perrupato.

Una vez conocida las lesiones, la Justicia detuvo a la mujer y a su pareja, quienes se encuentran incomunicados. Ahora aguardan a reunir todos los testimonios y pruebas para luego tomarles declaración.

En este contexto María Isabel Ortiz sería acusada por homicidio agravado por el vínculo y alevosía, mientras que Miguel Ávila será imputado por homicidio agravado con alevosía, por lo que los dos arriesgan la pena máxima de prisión perpetua.

Compartir

¿Quién avala la toma de tierras?

Artículo anteriorAlertan que el 70% de hoteles y restaurantes puede quebrar
Artículo siguienteEl Asturias fue para cuatro matemáticos