El aeropuerto podrá recibir vuelos de empresa de aviones privados

Cada avión puede trasladar un máximo de 20 pasajeros

Un fallo de la Justicia Federal ordenó que “Royal Class”, una de las mayores empresa de taxis aéreos y vuelos privados que opera en el país, comience a operar en 10 rutas que había obtenido en una audiencia pública en 2017 y entre las que se encuentra San Rafael.
La decisión fue del Juzgado Contencioso Administrativo Federal Nº 9, en un fallo emitido el viernes y por el que ordenó que el Ministerio de Transporte de la Nación se adecúe a lo establecido por la ley y avale las operaciones de “Royal Class” en las rutas autorizadas por la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) y la Junta Asesora del Transporte Aéreo (JATA), en una audiencia pública realizada en 2017.
Durante dicha audiencia, la ANAC y la JATA autorizaron a “Royal Class” a operar en los aeropuertos de Villa Gesell, Santa Rosa, Sunchales, Reconquista, Villa María, Tandil, Punta del Este y San Rafael. Se trata de estaciones aéreas con baja operatividad pero aptas para recibir vuelos privados de 20 pasajeros, que es la principal actividad de la empresa en cuestión.
Según el fallo de la Justicia Federal, el Ministerio que actualmente conduce Guillermo Dietrich, tiene un plazo máximo de 10 días para adecuarse a las tareas administrativas y autorizar a la compañía a operar en las mencionadas rutas.
En el caso de San Rafael, a partir de ahora podrán llegar vuelos privados provenientes de Buenos Aires y también realizar salidas desde Las Paredes a Mendoza. Asimismo, también prevé cubrir la ruta San Rafael – Buenos Aires.
Los taxis aéreos son una modalidad de transporte muy requerida en la clase empresarial y que permite realizar vuelos sin tener que adecuarse a los requerimientos de una aerolínea.
Actualmente, el aeropuerto Santiago Germanó de San Rafael sólo recibe el servicio aéreo de Aerolíneas Argentinas y que cubre – diariamente – la ruta con Buenos Aires.
En diálogo con el portal Infobae, el dueño de “Royal Class”, Miguel Livi, aseguró que “desde Transporte jamás se pronunciaron sobre el tema como modus operandi para frenarnos. Ahora estamos aliviados, no es fácil una patriada de este estilo y animarse a reclamar algo que creemos que es justo. También estamos felices porque en este momento complicado del país vamos a poder dar trabajo”.
“El libre mercado que pregona el Gobierno no es tal. Todo toma sentido cuando profundiza y se da cuenta que algunas cosas fueron redirrecionadas y la revolución de los aviones fue pensada para algunas pocas empresas y no para los argentinos que quieren invertir y progresar. El Estado podrá apelar o no esta decisión, pero al ser resolutorio la orden de la justicia es clara: ‘déjenlos trabajar’», enfatizó Livi.
“Royal Class” funciona hasta ahora como compañía de vuelos privados, con una participación del 46% en ese negocio. Su sede está en el Aeroparque de Buenos Aires, donde tiene su propio hangar con capacidad para 12 jets (foto).