El área metropolitana mendocina, con más chances de propagación del coronavirus

Las zonas más densamente pobladas tienen más probabilidades de tener contagios más asiduos de coronavirus Covid-19 y, por ende, más casos.

“Es una cuestión matemática: el riesgo multiplicador es directamente proporcional a la densidad poblacional”, apuntó Sergio Saracco, director del Observatorio de Salud Pública de la facultad Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Cuyo. Entonces habla de un “efecto billar”: cuando hay más bolas sobre la mesa, hay más chances de embocar en el buche y a la inversa.

En Mendoza, Guaymallén es por lejos el departamento más poblado, además de ser el de superficie más pequeña. Tiene 332.468 habitantes, según las proyecciones del Indec para este año.

Casi 100.000 personas menos viven en Las Heras, que cuenta con 235.699 pobladores y es el segundo con mayor densidad. Le siguen San Rafael (213.160), Godoy Cruz (206.510) y Maipú (201.218).

Para el médico, la zona metropolitana es la que se encontraría en peores condiciones en este sentido.

El aislamiento equipara

Aunque hay diversas variables que influyen, para la infectóloga Lorena Dipauli, del hospital Notti, puede inferirse esta relación por el tipo de transmisión que tiene el virus: por contacto y a nivel respiratorio.

El aislamiento social es la mejor vacuna contra esto. Ha demostrado ser una de las medidas más afectivas en términos generales y, según los especialistas, para estas zonas tendrá grandes beneficios. Incluso, podría equiparar estas regiones con otras menos pobladas.

“Si no hay aislamiento social, habrá más cantidad de gente en menos metros, habrá más gente expuesta, peor aún si no se respeta la distancia”, señaló.

En cambio, “con aislamiento es igual para todos porque estamos todos metidos en casa. Por eso es importante esto de no salir o que los mayores (que tienen más riesgos) vayan a comprar en horarios especiales para que no tengan contacto”.

Para entenderlo, Saracco dio un ejemplo: “El aislamiento social es el efecto antiavalancha; es como si tuvieras dos personas peleándose en la parte alta de la Bombonera. Antes ellos podían empujar a otros y se producía, por eso se pusieron los para-avalanchas”.

Hay que tener en cuenta que en Mendoza aún no hay circulación autóctona de esta cepa de coronavirus pandémica.

Los cinco casos que se han identificado en la provincia tienen nexo epidemiológico, es decir, por haber estado en algún país de circulación activa del virus o por contacto con un infectado.

¿Más demanda?

Lo que se infiere es que, si hubiese mayor cantidad de casos, se demandarán más servicios de salud ¿Esto podría hacer colapsar a los prestadores y efectores de los departamentos más poblados? Técnicamente no afectaría más a un departamento que a otro.

Isabel Muñoz, coordinadora de Salud de Guaymallén explicó que la respuesta es de todo el sistema de salud, no del departamento. “Nos estamos preparando siguiendo los lineamientos del ministerio (de Salud)”, resaltó.

Destacó que aunque cada departamento presentará seguramente una situación particular, el comportamiento del virus está asociado al comportamiento de la gente. “Si Guaymallén guarda un buen aislamiento, no habría por qué esperar que haya más contagio”, consideró Muñoz.

Comentó que la situación también dependerá de qué tan preparado se esté para afrontar lo que se presente. “Por ahí están más desprevenidos en un departamento que es más chico, llega el virus y aparecen casos”, mencionó.

“Está trabajando el ministerio en toda la provincia para dar una respuesta general, en todos lados igual. No hay límites de departamentos. Se está trabajando con varias opciones de escenarios para dar respuesta en un caso de máxima”, cerró Muñoz.

Hogares populosos, en riesgo

La deuda habitacional y en particular los sectores más vulnerables desde lo socio-económico que deben compartir vivienda, complican el escenario. Hay hogares en los que viven varias generaciones en espacios reducidos y en muchos de los cuales niños y jóvenes conviven con adultos mayores.

Los primeros pueden transmitir el virus sin presentar síntomas graves a los segundos, que son la población más vulnerable, incluso con riesgo de vida.

Por ello, estos hogares son parte de los sectores que pueden tener un escenario más complejo frente al coronavirus.

Si hubiese algún infectado antes de presentar síntomas se tranferiría más fácilmente el virus. Pero además, de ser necesario el aislamiento y dada la escasez de ambientes en las viviendas, se hará difícil.

Para estos casos se están contemplando espacios de aislamiento fuera de sus hogares, aunque si proliferara muy rápido la infección se corre el riesgo de superar la capacidad disponible y no quedará más opción que el domicilio.

 

Fuente: Los Andes