El Atuel y el Diamante traen menos del 50% de su caudal habitual

La crisis hídrca se ha instalado con mucha fuerza en la provincia de Mendoza y el Sur no es ajeno a esta situación. Es que los ríos traen un caudal bajísimo y los diques empiezan a “decrecer” en cuanto a su capacidad de agua embalsada.
Los números del Departamento General de Irrigación hablan por sí solos y muestran la necesidad de que se haga un cuidado extremo del agua, cuando todavía faltan unos días para que ingresemos en el verano.
En lo que respecta a la cuenca del río Diamante, el caudal medio diario llega apenas a un 30% del promedio histórico. Es que en estos días la sección de aforo de La Jaula mide un ingreso de 16 metros cúbicos por segundo, cuando el registro histórico es de 54.
El balance marca además que se están erogando 30 metros cúbicos por segundo para riego, casi el doble de lo que ingresa al sistema.
La situación del Atuel es menos drástica pero también preocupante. Es que el caudal se ubica a un 47% de la media histórica. En la sección de aforo de La Angostura se miden 24 metros cúbicos por segundo, cuando la media es de 51.
A esto hay que sumarle que desde el dique Valle Grande se están erogando 33 metros cúbicos por segundo para satisfacer la demanda de riego, un 30% más de lo que ingresa al sistema.
No muy diferente es la situación del resto de los oasis. En el río Mendoza ingresa un 47% del caudal medio histórico y en el Tunuyán un 40%.

ACUMULACIÓN EN DIQUES
Los diques de Mendoza también se encuentran en una situación de poca acumulación de agua para afrontar lo que queda de la temporada de riego.
Los más complicados son los de la cuenca del Atuel (Nihuil y Valle Grande), que apenas tienen el 32% de su capacidad, con solo 112 hectómetros cúbicos y por debajo de los 159 de promedio histórico.
Incluso los embalses se encuentran peor que el año pasado. En el Valle Grande el año pasado había 65 Hm3 y hoy solo 46, mientras que en El Nihuil eran 75 y hoy apenas son 67.
La situación del Diamante es un poco mejor pero no alentadora. Con 308 Hm3, se ubica al 57% de su capacidad y bastante por debajo del promedio de 398.
También se repite la tendencia de menos agua que el año pasado en Agua del Toro, donde hay 112 Hm3 (el año pasado 132), y en Los Reyunos, que bajó de 219 en 2018 a 196 en este 2019.

Compartir

¿A qué atribuye el endurecimiento del cepo al dólar?

Artículo anteriorEfemérides
Artículo siguienteLe robaron el dinero que tenía para estudios médicos