El brutal atentado en dos mezquitas de Nueva Zelanda deja al menos 40 muertos y 20 heridos de gravedad

El brutal atentado que tuvo lugar este viernes en dos mezquitas de la localidad de Christchurch, en Nueva Zelanda, dejó el lamentable saldo de por lo menos 40 personas fallecidas y otros 20 heridos de gravedad.

La Policía local, según reveló un artículo del diario La Vanguardia, pudo detener más tarde a cuatro personas a las que les hallaron explosivos en sus vehículos. Por su parte, la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, catalogó la masacre como un «atentado terrorista bien planeado».

«Hay cuatro personas arrestadas. No nos consta que haya más implicadas, pero no podemos asumir que no haya más«, manifestó, por otro lado, el jefe de la Policía, Mike Bush, en una improvisada conferencia de prensa.

Hasta el momento, los detenidos son tres hombres y una mujer, a los que les descubrieron artefactos explosivos en sus automóviles. Ardern detalló que los cuatro apresados, quienes tienen creencias extremistas, están siendo interrogados. Ninguno de ellos figuraba en los registros de la Policía e incluso estaban «fuera del radar» de los servicios de inteligencia.

El acto fue tan aberrante, que uno de los atacantes hasta se identificó en las redes sociales como Brenton Tarrant, de 28 años. Mientras llevaba una cámara GoPro en la cabeza, el terrorista retransmitió en vivo y en directo el tiroteo, que además compartió por Facebook Live.

La Policía les rogó a los usuarios de cualquier parte del planeta que se abstengan de difundir las imágenes «sobrecogedoras» y también a las compañías de Facebook y de Twitter que retiren el video inmediatamente de sus plataformas.

El despiadado ataque se produjo en el día de rezo de los musulmanes y a primera hora de la tarde, cuando cientos de feligreses se disponían a realizar sus plegarias en dos mezquitas ubicadas en el centro de Christchurch.