El chico al que le sacaron los sandwiches quiere otro trabajo y pide que le devuelvan la canasta

Maximiliano Gómez es el vendedor al que este miércoles la Policía de la Ciudad le decomisó los sándwiches en Once. Durante el Día de la Memoria estuvo trabajando en la zona de Plaza de Mayo, donde aseguró que le gustaría tener otro trabajo porque “la calle es muy dura” y pidió que le devuelvan la canasta que utiliza para vender.

El joven de 26 años colocó un gazebo junto a la familia de su novia, donde pudieron vender gran cantidad de sandwiches de salame cordobés y queso en enormes flautas.

“Me gustaría tener otro trabajo, la calle es muy dura”, declaró Maximiliano, que desde hace 10 años se dedica a la venta ambulante. También contó que debe pagar una multa y a los cinco días hábiles del decomiso, a partir del miércoles, puede pasar a retirar la canasta, aunque previamente tiene que concurrir a la fiscalía que intervino a raíz de la contravención que le labraron.

“Yo estaba caminando por las calles de Once, como hago siempre, y me para un patrullero. Me piden el documento y como no lo tenía me dijeron que me iban a tener que secuestrar la mercadería, pero me trataron bien”, recordó.

Maximiliano calculó que ese día tenía unos 45 sandwiches, que vende a 50 pesos cada uno, pero asegura que lo que más le dolió fue que le sacaran la canasta, que la había comprado en Córdoba y que por su tamaño es difícil de conseguir en Buenos Aires.

Sin embargo, tras el mal momento que vivió con la Policía le llovieron los pedidos: “Me explotó el teléfono, me hizo pedidos muchísima gente. Un amigo me tuvo que llevar a un par de lugares porque si no, no llegaba, así que pido disculpas si no pude ir”.