El complicado presente de las personas con discapacidad

En 1992, al término del Decenio de las Naciones Unidas para los Impedidos, la Asamblea General proclamó el 3 de diciembre Día Internacional de las Personas con Discapacidad. El Decenio había sido un período de toma de conciencia y de medidas orientadas hacia la acción y destinadas al constante mejoramiento de la situación de las personas con discapacidades y a la consecución de la igualdad de oportunidades para ellas.
Los resultados del Estudio Nacional sobre el Perfil de estas personas en 2018 mostraban que el 10,2% (más de 3 millones y medio de personas) de la población de 6 años y más tiene algún tipo de dificultad motriz o cognitiva. Además, el porcentaje de hogares con al menos una persona con dificultad es de 25,3% en el promedio nacional, siendo Cuyo la región con mayor incidencia (28,7%).
Solo el 59,4% de la población con dificultades de 6 años y más posee cobertura de salud por obra social o el PAMI, el 9,8% se encuentra cubierto por una prepaga, el 9,5% por planes estatales de salud y el 21,4% no tienen obra social, prepaga ni plan estatal.
Para completar el preocupante panorama, que podría empeorar cuando se conozcan las cifras de 2019 después de otro año de crisis económica, la tasa de actividad de la población con dificultad de 14 años y más es apenas del 35,9%.
Los integrantes de la “minoría más amplia del mundo” tienen menos oportunidades económicas, peor acceso a la educación y tasas de pobreza más altas. Eso se debe, sobre todo, a la falta de servicios que les puedan facilitar la vida (como acceso a la información o al transporte, entre otros) y a que tienen menos recursos para defender sus derechos. A estos obstáculos se suman la discriminación social y la falta de legislación adecuada para protegerlos.
Argentina se encuentra en una etapa de transición hacia la integración y la inclusión de estas personas. No obstante, las cifras indican a las claras que debemos seguir trabajando para lograr que todas las personas se sientan útiles, valoradas y respetadas. Así, y solo así, nos transformaremos en una sociedad mejor.