El conductor que alcoholizado chocó a un policía fue descubierto manejando una moto sin papeles horas después

La Policía confirmó ayer que Rafael Ulloa, quien alcoholizado colisionó de frente a una moto policial en la mañana del último viernes, fue descubierto –en la tarde de ese mismo día- al mando de una moto también carente de cualquier documentación.
Según pudo saber Diario San Rafael, Ulloa –después de colisionar con su auto al auxiliar Mauro Salinas, que se desplazaba en una moto de Umar- fue trasladado a la Comisaría 60ª de Las Paredes, donde quedó demorado hasta que la fiscal Florencia De Diego ordenó su liberación. Antes se determinó que conducía, al momento del hecho, con 1,32 g/l de alcohol en sangre, sin carnet de conducir ni seguro del rodado.
Pero la sorpresa, para los agentes viales, terminó de gestarse en la tarde del mismo día en que se produjo el siniestro frente a la bodega Suter. Durante un control preventivo montado sobre la avenida Vélez Sarsfield, uno de los efectivos identificó a Ulloa, en esa oportunidad al mando de una moto de 110 centímetros cúbicos. Sin carnet, ni seguro del vehículo, la moto fue secuestrada.
Ulloa, en dos hechos diferentes, sumó distintas multas que configuraron un “concurso de faltas”, por el que estará impedido de circular cualquier tipo de vehículo, aunque claramente esta persona está dispuesta a todo y el hecho de no contar con documentos habilitantes a conducir no lo limita a hacerlo.
El viernes cerca de las 7 de la mañana, al mando de su Volkswagen Gol, Ulloa se adelantó en la doble línea amarilla con intenciones de sobrepasar otro vehículo, sin percatarse que –de frente por el otro carril- se desplazaba Mauro Salinas en una de las motos de Cuerpos Especiales de la Policía. El impacto fue inevitable y el agente terminó chocando, con su casco, contra el parabrisas del rodado de Ulloa.
Afortunadamente, a pesar de la violencia de la colisión, Salinas continúa su favorable recuperación, lo que ha sido destacado por quienes integran la Policía de Mendoza.